La mujer a la que ha intentado estrangular su ex pareja en Castro (Cantabria) dice que ya la había amenazado de muerte

Decía que si la mataba "a él no le pasaría nada" y que "quería también el dinero del seguro de la vida". CASTRO URDIALES (CANTABRIA), 26 (EUROPA PRESS TELEVISIÓN) La mujer a la que su ex pareja, un ertzaina jubilado por enfermedad mental, intentó estrangular el pasado martes en Castro Urdiales (Cantabria), denunció hoy haber sido amenazada de muerte en anteriores ocasiones. En declaraciones a Europa Press Televisión, M.M.O., que desde la agresión lleva un collarín en el cuello y uno de los brazos en cabestrillo, recordó que su ex pareja siempre le decía que si la mataba "a él no le pasaría nada" y que "quería también el dinero del seguro de la vida". "Me lo ha dicho muchas veces, que me iba a matar", enfatizó. La agredida denunció que su agresor tenga la custodia del hijo que tuvieron en común, un niño de 3 años, por lo que pidió a la justicia que le entreguen al menor y no lo dejen a cargo de "una persona desequilibrada como él". La mujer, visiblemente compungida, relató parte del acoso al que está siendo sometida ella y sus otras hijas desde que se separó, el 31 de octubre de 2008. "Siempre detrás de mí, me saca fotos. A mis hijas también les hace la vida imposible. Mi hija, cuando sale por la mañana para ir a la universidad, le pasa con el coche, la amenaza. La otra, cuando va al instituto, también está ahí. Las tres estamos con mucho miedo, especialmente por el caso del niño, estamos aguantando eso porque quiero recuperar a mi hijo. No es justo lo que está haciendo conmigo", aseguró. En el momento de la agresión, el ex policía cogió a la mujer "con un cuchillo en el cuello", y la metió para adentro (de la casa). "Me partió --el brazo-- y le dije que se fuera o llamaba a la Policía y amenazó con hacerle daño al niño. Y empezó a pegarme, a pegarme con cinturón, y fue a la cocina; rompió ceniceros, estaba muy nervioso, fuera de sí, y conseguí huir al baño, donde me encerré y conseguí llamar a la Asistencia (servicio de asistencia de la mujer) y vino la Policía...tengo mucho miedo de qué pueda hacer con mi hijo, quiero recuperar mi hijo", remarcó. DEJÓ DE PERTENECER A LA ERTZAINTZA HACE DOS AÑOS Según precisó el Departamento vasco de Interior, la persona detenida en Castro Urdiales no es agente de la Ertzaintza desde hace dos años. En un comunicado, la Consejería de Interior explicó que el detenido perdió su condición de funcionario de la Policía vasca por una incapacidad laboral absoluta, de carácter definitivo, en abril de 2007, por lo que, "desde entonces, dicha persona no tiene vinculación de ninguna clase con la Ertzaintza".