La Policía paraguaya captura a tres reclusos fugados hace dos semanas

  • Asunción, 19 mar (EFE).- La Policía paraguaya capturó hoy en una vivienda de Asunción a tres reclusos que se habían fugado el pasado 6 de marzo gracias a la presunta connivencia de agentes de la unidad en la que estaban encarcelados.

La Policía paraguaya captura a tres reclusos fugados hace dos semanas

La Policía paraguaya captura a tres reclusos fugados hace dos semanas

Asunción, 19 mar (EFE).- La Policía paraguaya capturó hoy en una vivienda de Asunción a tres reclusos que se habían fugado el pasado 6 de marzo gracias a la presunta connivencia de agentes de la unidad en la que estaban encarcelados.

Se trata de los brasileños Nilton César Antúnez y Eder Pedro de Ferrato, procesados por narcotráfico, y el paraguayo Agustín Báez Ríos, encarcelado por secuestro, explicó el ministro de Interior, Rafael Filizzola.

"El trabajo de inteligencia posibilitó ubicarles y en la operación se actuó con la mayor prudencia, pero lastimosamente uno resultó herido porque trataron de romper el cerco", expresó Filizzola.

El ministro se refirió así a Antúñez, cabecilla de la fuga y señalado por las autoridades antidrogas paraguayas como miembro de la banda criminal brasileña Primer Comando de la Capital (PCC), quien recibió una herida de bala en el cuello y fue ingresado en el hospital policial Rigoberto Caballero, en Asunción.

"Desde el momento de la fuga nos ocupamos de dos prioridades, lograr la recaptura y poder determinar cómo fue posible, y quienes del personal interno fueron corresponsables o cómplices", apuntó Filizzola.

La Policía detuvo además al dueño de la casa donde los tres permanecían ocultos, Gilberto López, y al hijo de este, Amancio López.

La fuga de los tres, más la de otro recluso que fue capturado poco después, motivó un sumario interno y una causa abierta por la Fiscalía para esclarecer la presunta complicidad de los guardias en la huida.

En ese sentido, el comandante de la Policía Nacional, Viviano Machado, ratificó ayer ante la Fiscalía que "como mínimo hubo negligencia de los encargados de la vigilancia" en la Agrupación Especializada, que funciona como cárcel y alberga a reclusos de alta peligrosidad.

La fuga se produjo después de que Antúnez tomara de rehén a un custodio y saltara uno de los muros de la cárcel, situada en un populoso barrio de Asunción, aunque los medios airearon rumores de que el brasileño supuestamente dio unos 500.000 dólares a jefes policiales para que facilitaran la huida.