La policía uruguaya de Rivera suspende sus labores por el enjuiciamiento de 12 uniformados

  • Montevideo, 25 abr (EFE).- La Policía del departamento uruguayo de Rivera, ubicado unos 400 kilómetros al norte de Montevideo, decidió suprimir sus tareas de seguridad y patrullaje en protesta por el procesamiento de 12 uniformados, informa hoy la prensa local.

La policía uruguaya de Rivera suspende sus labores por el enjuiciamiento de 12 uniformados

La policía uruguaya de Rivera suspende sus labores por el enjuiciamiento de 12 uniformados

Montevideo, 25 abr (EFE).- La Policía del departamento uruguayo de Rivera, ubicado unos 400 kilómetros al norte de Montevideo, decidió suprimir sus tareas de seguridad y patrullaje en protesta por el procesamiento de 12 uniformados, informa hoy la prensa local.

Esta iniciativa fue respaldada por el jefe de la Policía de la región, Heriberto Fagúndez, quien ordenó retirar la custodia de los tribunales y señaló a los jueces que si quieren seguridad deberán pagar por ese servicio.

La protesta arrancó el pasado jueves, cuando doce policías fueron enviados a prisión por los delitos de encubrimiento y falso testimonio en relación con la muerte en febrero de 2007 de un preso de la cárcel departamental cuando pretendía fugarse.

Cristian Castaño, de 24 años, murió por un disparo de bala cuando era trasladado en un camión policial.

En su investigación, el juez Rodolfo Souto no pudo identificar al autor del disparo, pero consideró que había pruebas suficientes para privar de libertad a tres oficiales y nueve policías por ocultar o mentir durante la instrucción del caso.

Esta decisión fue duramente criticada por la Policía y sus familiares, que se concentraron frente a la sede judicial para apoyar a los policías presos y rechazar la medida judicial.

El sindicato de policías también decidió como medida de protesta dejar de cumplir el servicio de seguridad a los bancos y establecimientos comerciales que ofrece la policía en Uruguay, lo que obligó a cerrar a varios bancos de la capital del departamento, fronteriza con Brasil.

Según declaró la representante del sindicato policial, Lourdes Custodio, al diario El País, el acatamiento del paro "fue masivo" y también afectó a los centros educativos y todas las dependencias estatales que tienen guardia policial.

Otro policía declaró que entre los uniformados existe "una sensación de impotencia", ya que "si dejan escapar un preso, nos remiten; si evitamos que se escape, nos remiten. Si nos matan intentando detenerlo, hacen lindos discursos frente a nuestro féretro".