Las autoridades bolivianas intentan esclarecer con los dos detenidos quién está detrás de la célula terrorista

El grupo estaba compuesto por dos bolivianos, un húngaro, un rumano y un irlandés y tenía entre sus objetivos a Evo Morales

LA PAZ, 17 (EUROPA PRESS)

Las autoridades bolivianas están tratando de esclarecer quién está detrás de la célula terrorista desmantelada ayer en Santa Cruz y que entre sus objetivos tenía al presidente del país, Evo Morales, así como al prefecto de esta provincia, Rubén Costas, uno de los más firmes detractores del mandatario boliviano. Se espera que los dos mercenarios detenidos y el ordenador incautado den más luz a este caso.

Las fuerzas de seguridad detuvieron ayer al boliviano Mario Fardig Astorga, militar retirado de unos 60 años y que recibió formación en Croacia, y el húngaro Iedad Votel Toazo. Durante el enfrentamiento con los presuntos terroristas, en el que se produjo una explosión en un hotel de Santa Cruz que destruyó 30 habitaciones, murieron el rumano Mayarosi Ariad, el irlandés Duayer Michael Martin y el boliviano Eduardo Rózsa Flores.

Según informa la agencia oficial ABI, Fardig y Toazo permanecen detenidos bajo un extraordinario dispositivo de seguridad en los calabozos de la Fiscalía de La Paz y, según el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, ya han reconocido su participación en los atentados contra las residencias del viceministro Saúl Avalos, en marzo, y del presidente de la Conferencia Episcopal boliviana, cardenal Julio Terrazas, el pasado miércoles.

Durante el registro en el hotel en el que estaban alojados los terroristas, las fuerzas del orden encontraron un ordenador, que ya está siendo analizado por peritos en La Paz y que se espera arroje información clave para que la investigación sobre esta célula terrorista pueda avanzar.

Además, Rózsa Flores estaba en posesión de una metralleta Uzis. Según el comandante de la Policía, general Víctor Hugo Escobar, este boliviano, hizo de un comunista húngaro y una boliviana, comandó a 380 soldados durante la guerra de Croacia. De acuerdo con ABI, Rózsa Flores trabajó como corresponsal para la cadena británica BBC y para el diario español 'La Vanguardia'.

Por otra parte, el vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera, anunció el hallazgo en un depósito de la compañía privada telefónica Cotas, en el centro de Santa Cruz, de cajas vacías de armas de guerra y explosivos. Además, en el almacén se halló explosivo C-4, de uso exclusivo militar.

Desde la compañía telefónica se niega cualquier implicación. "No tenemos ningún nexo, no tenemos la menor vinculación con este caso, ésta es una cooperativa de telecomunicaciones que presta servicios a toda la población de Santa Cruz, ese es su fin y no tiene otro", afirmó el asesor jurídico de Cotas, Roberto Paz.

"No estamos sólo ante una célula. Deducimos que hay otras, por la cantidad de armas encontradas en este stand y por las cajas vacías de armamento que deben ser encontradas", señaló García Linera, para quien estos actos han dejado de ser un tema meramente delincuencial para convertirse un tema de seguridad de Estado y de los bolivianos".

OBJETIVOS

Según explicó García Linera, en el depósito de Cotas también se hallaron planos, croquis y documentos con datos sobre los movimientos del presidente Evo Morales, el propio vicepresidente y varios ministros. Entre la documentación encontrada por la Policía, añadió, había planes para asesinar a Morales durante un viaje, hace dos semanas, del mandatario a la zona de Alto Parapetí, en la jurisdicción de Santa Cruz.

"Los documentos, de manera preliminar, hablan de los preparativos de un magnicidio, de un atentado contra la vida del presidente y vicepresidente de la República", explicó García Linera.

Además, según el viceministro de Interior, Marcos Farfán, en la lista de objetivos también figuraba el prefecto Rubén Costas. De hecho, según informa radio Erbol, que cita fuentes policiales, éste era el primero de la lista para ser eliminado por los presuntos terroristas con el objetivo de causar una reacción de la llamada 'Media Luna' --las regiones hostiles a Morales-- contra el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Desde Venezuela, donde participó ayer en la cumbre de la Alternativa Bolivariana para Latinoamérica y El Caribe (ALBA), Morales se preguntó "quién paga, quien contrata a estos extranjeros". "En Bolivia la derecha intentó sacarme con el voto del pueblo mediante el voto del pueblo (en julio pasado) y fracasaron; intentaron sacarme con un golpe de Estado cívico prefectural (en agosto y septiembre) y fracasaron, y ahora planificaban con mercenarios, fracasaron. Ojalá fracasen para siempre", aseveró.

Morales fue el primero en adelantar que él mismo figuraba entre los objetivos de la célula terrorista desmantelada. "Las primeras informaciones que tengo coinciden con la primera información que tenía acerca de este grupo, que era atentar contra el vicepresidente, el ministro de la presidencia y Evo Morales", señaló.

El presidente boliviano había alertado el pasado fin de semana de la articulación de células terroristas en Santa Cruz con la misión de perpetrar un magnicidio en Bolivia. El domingo, dijo, "no me equivoqué al decir que (...) posiblemente (...) algunos tengamos los días contados". "Ahora desbaratamos, espero que no haya otros grupos, seguiremos" investigando hasta terminar de desbaratar en plan terrorista, añadió.