Los estudiantes encerrados en un instituto de Santa Coloma de Gramenet pasarán allí la noche

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

Una veintena de estudiantes que desde esta tarde permanecen encerrados en el IES Ramon Berenguer IV de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) en contra del Plan de Bolonia y de la futura Ley de Educación de Catalunya (LEC) pasarán allí la noche después de llegar a un acuerdo con la dirección del centro.

En un principio la dirección se negó a que los estudiantes se quedaran en el instituto, por lo que requirió la presencia de los Mossos d'Esquadra por si era necesario desalojarles -según confirmaron fuentes policiales--, aunque finalmente decidieron que los alumnos podrán quedarse hasta mañana a las 18 horas.

Frente al centro se congregaron un centenar de personas para mostrar su apoyo a los encerrados, que en un principio eran unos 70, pero que ante la presión de los responsables del centro --que requirieron la presencia de los padres-- y de los Mossos que se desplegaron en el lugar, fueron abandonado el encierro.

Un portavoz de la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes de Gramenet del Besòs (CAEGB), Oriol Corral, explicó a Europa Press que la acción fue "todo un éxito", después de que les permitieran quedarse, y entre cánticos de los congregados, apuntó que la gente "está muy contenta" de quedarse y proseguir con su acción.

Relató que la policía catalana les instó en un primer momento a recoger sus pertenencias y a salir del centro si no querían que lo hicieran por la fuerza, aunque finalmente no intervinieron.

Los estudiantes del centro tenían previsto ocuparlo al termino de las clases, a las 14.00 horas, pero el instituto, según las mismas fuentes, desalojó las clases una por una para evitarlo y cerraron los accesos. Diez estudiantes se negaron a abandonar el centro.

Posteriormente, estudiantes de otros centros del municipio saltaron las vallas del IES y se sumaron a la decena que había dentro y permanecieron todos en el patio. Corral explicó que el centro amenazó a los alumnos con expulsiones si no abandonaban las instalaciones y con avisar a los Mossos d'Esquadra.

La voluntad inicial de los estudiantes era quedarse a dormir y permanecer 48 horas en el instituto, hasta domingo a mediodía, realizando unas jornadas reivindicativas de formación sobre la LEC y el Plan Bolonia, así como las movilizaciones que se han desarrollado en las universidades catalanas.