Los laboristas suspenden a un segundo diputado por los gastos

LONDRES (Reuters) - El Partido Laborista británico suspendió el sábado a un segundo diputado por el escándalo de los gastos que ha dañado la reputación del Parlamento y desencadenado la furia pública, después de que éste reclamara miles de libras por un préstamo que ya había amortizado.

En el noveno día de filtraciones de reclamaciones de gasto por parte de políticos de todo el espectro político, el Daily Telegraph dijo que el diputado laborista David Chaytor devolvería cerca de 13.000 libras (14.556 euros) del dinero de los contribuyentes.

Con dos diputados suspendidos y la renuncia de un viceministro pendiente de una investigación sobre los gastos, el Partido Laborista del primer ministro Gordon Brown ha sido el más golpeado por el escándalo, que ha alimentado la insatisfacción pública con un partido que ha estado en el poder durante 12 años.

A pesar de las suspensiones, los laboristas se han enfrentado a críticas por no sancionar a los miembros de su partido lo suficientemente rápido, mientras que el opositor Partido Conservador ha recibido alabanzas por tomar duras medidas contra las reclamaciones dudosas.

Un portavoz de Brown dijo que Chaytor había sido "suspendido... de los privilegios de la membresía del grupo parlamentario laborista, pendiente de posteriores investigaciones de la comisión parlamentaria".

El diario The Guardian informó de que cualquier diputado laborista del que se descubriese que había realizado reclamaciones de gasto indebidas sería automáticamente apartado y se vetaría su participación en las próximas elecciones generales, previstas para mediados de 2010.

El diario, sin citar fuentes, también dijo que Brown había dado a los ministros hasta la noche del lunes para asegurarse de que las reclamaciones de gasto de los últimos cinco años habían sido registradas ante las autoridades parlamentarias.

La policía ha dicho que está considerando lanzar una investigación criminal sobre el escándalo del gasto la próxima semana.

VERGUENZA POLÍTICA

El Partido Laborista suspendió al antiguo ministro de Agricultura Elliot Morley el jueves por reclamar 16.000 libras (17.915 euros) por un préstamo que ya había pagado.

El viernes, el ministro adjunto Shahid Malik se convirtió en la víctima del escándalo de mayor rango, renunciando por una investigación en marcha respecto al pago del alquiler de una casa. Él niega cualquier actuación inadecuada.

Los descubrimientos del Telegraph han avergonzado a los principales partidos políticos en un momento en el que miles de personas están perdiendo sus casas en plena crisis de crédito y mucho más están engrosando las filas del desempleo.

Los gastos por accesorios de baño, películas pornográficas, o limpiezas de fosas sépticas han enfadado a un público ya desencantado con la clase política.

Los 646 legisladores británicos reciben un salario anual de casi 65.000 libras y reclamaron 93 millones de libras en gastos, una media de 144.000 cada uno.