Los nueve detenidos de UP son acusados de "atentado contra la seguridad del Estado" y pasan a Black Beach

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Los nueve miembros del partido opositor Unión Popular (UP) detenidos desde el pasado 17 de febrero en Guinea Ecuatorial, han sido acusados de "atentado contra la seguridad del Estado" y se encuentran desde el pasado lunes en el penal de Black Beach, donde el juez ha empezado a tomarles declaración, según informó la Asociación para la Solidaridad Democrática con Guinea Ecuatorial (ASODEGUE).

Los nueve detenidos pasaron a disposición judicial el mismo lunes, "algo que debió hacerse setenta y dos horas después de su detención"", según informaron fuentes del interior del país citadas por ASODEGUE, con sede en Madrid. Su abogado defensor es el dirigente opositor Fabián Nsue, quien en el pasado ya defendió a algunos de los participantes en el golpe de Estado de marzo de 2004 y al dirigente opositor bubi Weja Chicampo, entre otros. En mayo de 2002, Nsue fue encarcelado y sometido a malos tratos en Black Beach después de ser acusado de "injurias al jefe de estado".

Según fuentes fiables, los nueve miembros de UP han sido acusados de "atentado contra la seguridad del Estado". A finales de marzo, la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) denunció la detención "arbitraria", sin cargos ni juicio, de nueve miembros de esta formación --entre los que figuran la esposa y un hermano de su líder, Faustino Ondó Ebang-- desde el asalto del pasado 17 de febrero contra el Palacio Presidencial en Malabo.

Los detenidos son Marcelino Nguema Esono, Santiago Asumu, Juan Ekolo, Filemón Ondó, Antonio Otogo, Beatriz Andeme Ondó y Gerardo Micó, hermano de Faustino Ondó Ebang. Según AI, todos ellos fueron arrestados "sin la preceptiva orden" entre el 18 de febrero y el 1 de marzo de 2009 en Bata, principal ciudad del continente, y en Malabo, tras el ataque contra el palacio presidencial. Otros dos hombres, Norberto Nsue Micha y Luis Nzo Ondó, fueron detenidos en Malabo el 22 de marzo. Los nueve se encontraban recluidos sin cargos ni juicio en la comisaría central de Policía de Malabo.

Según Amnistía, las nueve personas han sido detenidas y recluidas sin cargos ni juicio "debido a sus actividades políticas no violentas y su asociación política", por lo que ha pedido al Gobierno de Guinea Ecuatorial "su libertad inmediata e incondicional, que investigue las denuncias de tortura y que haga comparecer a los responsables ante la justicia".

TORTURAS Y ASISTENCIA MÉDICA

Según ASODEGUE, dos de los nueve detenidos, Antonio Otogo y Santiago Asumu, "necesitan asistencia médica que, sin embargo, les niegan las autoridades policiales". Asumu era uno de los dos miembros de la UP que, según Amnistía, habían sido torturados desde su detención. El otro era Marcelino Nguema, supuestamente torturado el 19 de marzo.

"El estado físico de Santiago Asumu es preocupante", afirmó ASODEGUE. En el mismo sentido, Amnistía afirmó la semana pasada que Asumu sufrió malos tratos cuando estaba detenido en la comisaría central de policía de Bata y, por lo menos, en otras dos ocasiones desde que fue trasladado a Malabo.

"Su estado de salud es precario debido a las torturas", afirmó AI, que añadió que, según sus informaciones, Santiago Asumu fue atado de pies y manos, colgado en alto y golpeado en todo el cuerpo. En una ocasión, en Malabo, la Policía le ató las manos a la espalda, lo metió en un saco y después lo golpeó. Le llenaron la boca de papel, presumiblemente para que dejara de gritar.

Al mismo tiempo le preguntaron por los nombres de los soldados que, según la Policía, "habrían tomado parte en el ataque contra el Palacio Presidencial junto con Faustino Ondó Ebang". La Policía aseguró, además, que Faustino Ondó había enviado 1.000 euros a Santiago Asumu para facilitar el ataque, extremo que Asumu negó.