Otaola:"En el País Vasco unos amenazan y luego otros te pegan el tiro de gracia"

MADRID, 10 (EUROPA PRESS) La alcaldesa de Lizartza, la popular Regina Otaola, declaró hoy como testigo en el juicio contra un acusado de amenazarla de muerte durante el izado de las banderas constitucionales en el balcón del Consistorio en septiembre de 2007. La dirigente del PP, en presencia del procesado denunció que en el País Vasco "unos te amenazan y luego otros te pegan el tiro de gracia". "Siento rabia, sabemos lo que es Lizartza y sabemos lo que es el País Vasco, yo soy vasca vivo allí, unos te amenazan y luego otros por detrás vienen y te pegan el tiro de gracia", declaró Otaola ante el tribunal de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidido por el juez Javier Gómez Bermúdez. "Teníamos un Pleno y después salimos al balcón del Ayuntamiento, fue allí cuando escuché la frase 'Otaola vas a morir', le dije que me lo repitiese pero se negó ante lo que pedí a mis escoltas que bajasen a identificarle", dijo la alcaldesa, que aseguró que conocía a Pedro María Olano. Según declaró la dirigente popular, un día antes de un pleno, llegó a preguntarle si "dormía tranquila por las noches". Otaola, quien renunció hoy a su derecho de declarar como testigo protegido recordó los hechos y describió cómo Pedro María Olano profirió su amenaza "de manera clara". "Cuando estás en Lizartza y sabes el entorno del que son, una amenaza así no cae en saco roto, el sentimiento que yo tuve fue que me querían asesinar". Por estos hechos, el fiscal elevó a definitiva su petición de seis años de cárcel para Olano por un delito de amenazas o intimidación grave contra Autoridad de Corporación Local. Además, el Ministerio Público pide una indemnización por daños morales para la primera edil de 24.000 euros y que se establezca en sentencia la prohibición de que Olano vuelva al lugar donde cometió el delito y se aproxime a la residencia de Otaola en un plazo de 10 años. La misma pena solicitó el abogado de la presunta víctima. El representante del Ministerio Público, Jesús Alonso, desplegó un contundente informe de conclusiones en el que acusó a la defensa de Olano de pretender vestir aquella protesta ante el ayuntamiento "como una ofrenda floral o una concentración lúdica. "Frente a esta realidad virtual hay una víctima cuyo único pecado fue salir elegida democráticamente", dijo. "Hay unas amenazas que son verídicas en un ambiente muy concreto y de una persona muy concreta, primero vienen los pregoneros y luego viene ETA, pero no hay que resignarse contra este tipo de delitos sino decir hasta aquí hemos llegado", continuó Alonso quien consideró que la pena de 6 años es "proporcional" y acusó a Olano de intentar conseguir una Alcaldía con un primo grande detrás, las armas humeantes y sangre". "DEFENDER LA IKURRIÑA" En su turno de declaración, el acusado admitió su presencia aquel día en la concentración ante el ayuntamiento, pero negó haberse dirigido a la alcaldesa en esos términos. "El objetivo era defender la ikurriña", dijo, al tiempo que aseguró que los manifestantes portaban una pancarta en la que se leía 'Nuestra Ikurriña' y negó que hubiese insultos a Otaola. "Nunca he tenido ningún incidente con ella", dijo. "Nos parece una imposición que el PP gobierne en Lizartza --localidad de 610 habitantes-- con 27 votos, fue una reacción política en contra de una imposición, para denunciar la falta de democracia, no contra Otaola", explicó Olano ante la indignación de parte del público. Otaola llegó a la Audiencia Nacional acompañada de una treintena de simpatizantes algunos de ellos engalanado con banderas de España. Asimismo en el juicio, compartiendo espacio, también se encontraba un grupo más reducido de amigos y familiares del acusado. En favor de Olano, declararon el ex alcalde de Batasuna en esa localidad y otras dos vecinas presentes en la concentración que respaldaron la versión del acusado. En contra, los ertzainas que prestaron declaración confirmaron que el procesado amenazó mortalmente a la edil señalándola con el dedo. Ninguno de ellos recordó la pancarta en la que se defendía la ikurriña y sí en la que se leía 'Otaola Kampora' (Otaola fuera). Olano fue candidato de la lista de Herri Batasuna en 2003 en esa localidad guipuzcoana y cuatro años después fue 'número dos' de las listas de ASB, ambas formaciones ilegalizadas por el Tribunal Supremo. "¿Usted se siente más objetivo de ETA después de la amenaza?", le preguntó a Otaola la abogada del acusado. "Pues sí", dijo la alcaldesa ante lo que la letrada volvió a preguntarle: ¿Y por qué?. esta última pregunta generó los gestos y expresiones de rechazo por parte de los acompañantes de la dirigente popular que ocupaban la zona habilitada para el público de la sala de vistas.