Pasa a disposición judicial el detenido por los disparos en el bar Universidad de Santander

El arrestado, un joven de 28 años, ha reconocido que disparó y que la pistola era suya y la había comprado hace tiempo

SANTANDER, 2 (EUROPA PRESS)

El joven detenido el pasado lunes, 30 de marzo, en relación con el tiroteo que se produjo la noche del viernes al sábado en el café Universidad de Santander, ha sido puesto a disposición judicial esta mañana, según la información facilitada por la Jefatura Superior de Policía de Cantabria.

El sospechoso, JE.Q.R, de 28 años de edad, y vecino de Santander, fue detenido por efectivos de la Brigada de Policía Judicial de la Policía Nacional el pasado 30 de marzo, como presunto autor de los disparos realizados la madrugada del pasado día 28 contra un bar de la Bajada de la Gandara, en Santander.

Según explicó la Jefatura, el joven ha reconocido haber realizado los disparos con su arma, una pistola marca 'Llama' de calibre 45, que compró a "un moro" hace años, y dijo no saber quien es su acompañante, porque le conoció ese día.

En su declaración ante la Policía, el detenido ha dicho que la noche del suceso, les pegaron los clientes del bar y que fue a casa, cogió la pistola y volvió para dispararles, "sin apuntar a nadie".

Después huyeron por la ciudad, perseguidos por varios coches policiales, hasta que les despistaron llegando a El Astillero, donde dejó a su acompañante y aparcó el coche, un C2 de color gris plata.

Durante la huida, los agentes recuperaron la pistola que tiraron desde el coche.

El joven había estado detenido por lesiones en el año 2005 y pasó a disposición judicial en la mañana de hoy. La investigación continúa para identificar a los que se pelearon con ellos y arrestar a su acompañante.

HECHOS

Según la Jefatura de Policía, los hechos comenzaron a las 00,5 horas del día 28 en el Bar Universidad, situado en la Bajada de la Gándara, donde el arrestado y otra persona "se metieron con un cliente" y, en defensa de éste, salieron varias personas, que posiblemente utilizaron una navaja y una porra para pelearse con los dos implicados. Con la ayuda del dueño y los clientes les echaron del bar y, poco después, se oyeron disparos que impactaron en la fachada y puerta del establecimiento.

En ese momento llegó al lugar una dotación policial, ya que algún vecino había alertado al 091 por la pelea. Al acercase, los agentes vieron cómo se enfrentaban dos hombres y, pocos segundos después, un individuo, que sangraba por la cara, disparaba hacia el bar. A continuación, dándose cuenta de la presencia de la policía, se metió en el coche donde le esperaba su cómplice y huyeron por la calle Fernando de los Ríos.

Entonces se inició la persecución a la que fueron sumándose otras dotaciones y, en la calle Simón Cabarga, los agentes recogieron la pistola que habían tirado los sospechosos. A la entrada del túnel de Tetuán los perseguidos consiguieron saltar el control montado por la Policía y continuaron hacia el Paseo Pereda, donde también les siguieron dotaciones de la Policía Local.

En su huída, los sospechosos, que ya habían causado daños en dos coches y lesiones a sus ocupantes, se dirigieron a la calle Castilla hacia el 1ª de Mayo, logrando escapar entre Camargo y Astillero. Poco después, un agente del Cuerpo Nacional de Policía localizó el vehículo en el que habían huído, que se encontraba en la calle Venancio Tijero de El Astillero, y que fue trasladado a Jefatura para realizar la inspección ocular.

A la vez, otros agentes inspeccionaban la zona del bar y comprobaron que tres disparos habían impactado contra una ventana, la puerta y la persiana del local, recogiendo 'in situ' varios casquillos.

La investigación de la Brigada de Policía Judicial, que continua abierta, ha constatado los hechos relatados y ahora siguen las investigaciones para identificar plenamente a las personas que estaban en el local y participaron en la pelea, para demostrar el origen del arma y cómo llegó a poder de JE.Q. así como para detener al otro huido.