Piden 6 años de cárcel para un matrimonio y uno de sus hijos acusados de encerrar a su otra hija en Gran Canaria

La víctima arriesgó su vida para escapar de su encierro atando unas sábanas a la cama y fugándose por la ventana LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 28 (EUROPA PRESS) La Fiscalía ha solicitado imponer una pena de 6 años de cárcel para un matrimonio y uno de sus hijos, acusados presuntamente de detener ilegalmente en 2008 a su otra hija, a quien encerraban con llave en su cuarto en el domicilio familiar en Las Palmas de Gran Canaria porque ésta "frecuentaba amistades masculinas que no eran del agrado" de su padre. La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas celebrará el próximo martes (09.00 horas) el juicio contra el hombre E.S.S., mayor de edad y sin antecedentes penales, la mujer identificada como E.S.I. y el varón J.S.I., acusados de un presunto delito de detención ilegal con la agravante de parentesco, según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público al que ha tenido acceso Europa Press. Las defensas de los procesados piden la libre absolución para sus clientes al considerar que no hay delito. Según dicho escrito, unas dos semanas antes del día 20 de febrero de 2008 el acusado E.S.S. estaba molesto con la que al parecer es su hija adoptiva, de 19 años y nacida en Filipinas, a la que trajo a España aproximadamente un año antes de acaecer los hechos. El motivo del enfado del hombre era que la joven "frecuentaba amistades masculinas que no eran de su agrado y, con el fin de impedírselo, procedió durante aquel tiempo a dejarla encerrada con llave en el interior del domicilio familiar impidiéndole salir de la casa y evitando de esa manera que pudiera relacionarse con aquellas personas". Asimismo, según el fiscal, en algunas ocasiones procedió a encerrarla en su cuarto, para lo que había acopiado un pestillo con el fechillo correspondiente, al exterior de la puerta de su dormitorio y, así, "garantizaba con mayor seguridad" que su hija "no abandonaría la casa en ausencia suya o de la de sus otros familiares". "NUNCA LO IMPIDIERON" Los otros dos acusados, madre y hermano de la víctima, según el fiscal, y que convivían en el mismo domicilio familiar con ella "eran concientes del abuso cometido y nunca trataron de impedirlo, aminorar las consecuencias ni de denunciarlo ni tan siquiera de convencer a E.S.I. de que cesara en su actitud". Así, la víctima, desesperada por los días de cautividad sin que oteara el fin de los mismos, no dudó el 20 de febrero del pasado año, en el que estaba encerrada en su cuarto, en arriesgar su vida para escapar de su encierro, para lo que anudó una sábana a su cama y se descolgó por la misma a través de una ventana de su dormitorio que da al patio de luces de la vivienda. Sin embargo, el mecanismo que ideó cedió y la joven se precipitó al vacío a una altura de unos 4 metros, amortiguando su caída y la entidad de sus lesiones un techo de uralita que fracturó. Como consecuencia del impacto, la víctima padeció lesiones, al parecer no graves, pero que aún no han sido evaluadas por el médico forense. Por todo ello, la Fiscalía ha solicitado imponer a cada uno de los acusados la pena de 6 años de prisión. Además de la pena privativa de libertad, reclama que indemnicen conjunta y solidariamente a su familiar en la cantidad que se determine a la vista del informe médico forense definitivo que se emita.