Brasil se 'enamora' del apuesto policía 'hipster' en la detención del expresidente del Congreso

  • El periódico O Globo lo identificó de inmediato como Lucas Valenca, un "muso del Instagram", en la detención de Cunha.

  • ¿Quién es ese policía de barba y jeans que lo escolta?, se preguntaban las redes sociales.

Brasil se 'enamora' del apuesto policía 'hipster' en la detención del expresidente del Congreso

Brasil se 'enamora' del apuesto policía 'hipster' en la detención del expresidente del Congreso

Los brasileños que vieron por televisión la detención del poderoso expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, se preguntaban este miércoles en redes sociales: ¿quien es ese policía de barba y jeans que lo escolta?

"El nuevo misterio de internet es descubrir quién es el policía hipster al lado de Cunha", decía un tweet tras la detención del político que orquestó el impeachment contra Dilma Rousseff.

Lucas Valenca Lucas Valenca

Lucas Valenca

Cunha, de 58 años, fue trasladado desde Brasilia en un avión de la policía federal hacia una prisión en el sur del país.

En su breve caminata hacia la aeronave fue fotografiado siendo escoltado por varios agentes, pero uno de ellos acaparó todos los comentarios: un joven musculoso, de barba poblada -cuidadosamente delineada-, rodete en el cabello, jeans y camiseta negra.

Lucas Valenca Lucas Valenca

Lucas Valenca

Los internautas rápidamente se lanzaron a hablar sobre su estética "hipster" y a preguntarse quién era ese policía "apuesto".

El periódico O Globo lo identificó de inmediato como Lucas Valenca, un "muso del Instagram".

poli 3 poli 3

poli 3

En su perfil público de dicha red, el policía se muestra con amigos en la playa, acariciando a sus perros y también en sus visitas al barbero.

Sustituye al japonés

Para el periódico Folha, la emergencia de este nuevo "agente estrella" surge en parte por la necesidad de sustituir a otra figura que solía escoltar a lo presos de la operación que investiga la corrupción en Petrobras: "el japonés de la Policía Federal".

Ese agente de origen japonés aparecía en todas las fotos vistiendo uniforme policial y lentes oscuros y fue durante los últimos años un símbolo popular de las operaciones anti-corrupción.

Su cara llegó a ser estampada en camisetas, máscaras de carnaval y pancartas en manifestaciones callejeras. El "héroe" cayó en desgracia cuando fue arrestado en junio acusado de facilitar delitos de contrabando.