Prorrogan dos años la prisión preventiva al presunto atracador de una sucursal en Motril en 2007

GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha prorrogado dos años más la prisión preventiva a José Manuel E.P., uno de los presuntos autores del atraco a una sucursal de CajaGranada en Motril (Granada) en el mes de junio de 2007, que se saldó con siete heridos, tres de ellos agentes del Cuerpo Nacional de Policía, informaron a Europa Press fuentes del caso.

Fue el 7 de junio de 2007 cuando el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Granada ordenó su ingreso en prisión incondicional, comunicada y sin fianza, así como para el otro presunto implicado, J.A.A., que fue hallado muerto meses después, en agosto, en su celda de la prisión de Albolote (Granada), donde se ahorcó con un cinturón.

El incidente se produjo el 4 de junio de ese año, a las 14.00 horas, en la oficina que CajaGranada tiene en la calle Martínez Cuevas de la localidad costera granadina. Tras recibir varios avisos de ciudadanos y con la llegada de los agentes, comenzaron los disparos y la huida de los presuntos atracadores.

Sin embargo, el dispositivo logró alcanzar a uno de ellos a la altura de la estación de autobuses, aunque resultó herido, por lo que tuvo que ser trasladado al hospital, mientras que el otro lo fue en la calle paralela al banco, donde se había escondido. La Policía recuperó un arma y un maletín.

Cuatro de los heridos resultaron graves: dos policías, uno de los presuntos atracadores y un ciudadano que se vio implicado en los hechos. Uno de los agentes, de 53 años, herido en el cuello, fue trasladado en helicóptero al Hospital Virgen de las Nieves de la capital granadina, donde fue intervenido.

Otro agente, de 51 años, con herida de bala en el muslo derecho fue ingresado en el Hospital de Santa Ana de Motril, mientras que el tercer policía, de 55 años, herido en la mano, fue pronto dado de alta, igual que un niño de 11 años que sufrió una herida superficial en el muslo.

El primero de los presuntos atracadores detenido, de 46 años, fue también ingresado en el hospital motrileño con pronóstico muy grave, a consecuencia de una herida en el abdomen ocasionada en el tiroteo. Tras ser dado de alta, ingresó en prisión, donde se suicidó posteriormente.