Sindicatos policiales piden que las órdenes de busca y captura adjunten fotografía del delincuente para evitar errores

Solicitan también que se permita a la Policía Nacional acceder sin limitaciones a la base de datos de la Guardia Civil y viceversa

GRANADA, 20 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos policiales SUP, CEP y UFP en Granada solicitaron hoy que las órdenes de busca, captura e ingreso en prisión sean grabadas con la fotografía del presunto delincuente y sus huellas digitales para evitar errores, como la detención por equivocación de un turista que pasó cinco días en la cárcel de Albolote (Granada) al haber sido confundido con otra persona, con la que sólo compartía el apellido, y que estaba en busca y captura por orden de la Audiencia Nacional.

Los sindicatos defendieron hoy a través de una nota de prensa la actuación de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, que comprobaron los datos y siguieron "a rajatabla" el protocolo de actuación, y consideraron que "el error provino de la grabación errónea de los datos del prófugo", lo que a su vez originó que no se pudiera dar de baja una vez que se ingresó en prisión al turista.

Por ello, solicitaron también la desaparición de las limitaciones que en la actualidad impiden al Cuerpo Nacional de Policía cotejar los datos con la información contenida en las bases de datos de la Guardia Civil y viceversa, así como "su plena coordinación" con las bases de datos judiciales.

Relataron que los agentes encargados de cotejar las filiaciones de los ciudadanos que se registran en los hoteles con las bases de datos policiales, comprobaron que el citado turista tenía una orden de busca captura e ingreso en prisión de la Audiencia Nacional.

Tras comprobar que su nombre, apellidos, fecha de nacimiento y DNI coincidían plenamente, una patrulla se trasladó al hotel para comprobar los hechos.

Tras pedirle el DNI y cotejarlo con la orden de busca y captura y coincidir toda la filiación, se procedió a leerle sus derechos y a trasladarlo a dependencias policiales, donde se volvieron a comprobar los datos, tanto documentalmente como a través de los archivos informáticos, por lo que se le pasó a disposición judicial, donde tras comprobarse nuevamente sus datos con la orden de búsqueda y captura se procede a su ingreso en prisión.

Los sindicatos policiales advirtieron de que estos errores son "muy infrecuentes", ya que los funcionarios "extreman el celo cuando se trata de privar de libertad a una persona". Vincularon además esta situación con la falta de medios del cuerpo, un asunto que consideraron necesario solucionar para garantizar la seguridad de los ciudadanos y la prestación de un servicio óptimo.