Sucesos.- Detenido en Badajoz un portugués de 27 años como presunto autor de un robo con intimidación en una farmacia

El individuo vivía hace un mes en la capital pacense donde actuaba como aparcacoches ilegal para conseguir dinero para drogas BADAJOZ, 16 (EUROPA PRESS) El Cuerpo Nacional de Policía detuvo el pasado día 14 en Badajoz a un ciudadano portugués de 27 años de edad, natural de la localidad lusa de Elvas, como presunto autor de un robo con intimidación en una farmacia situada en la Plaza de Cervantes en la capital pacense, perpetrado el 10 de febrero. Al sospechoso le constan otras dos detenciones anteriores por un robo con intimidación y por un robo con fuerza en las cosas, ambos cometidos en Badajoz. La última detención del individuo se produjo en plena vía pública en el centro de la ciudad, concretamente en la confluencia de la Avenida Juan Carlos I con la calle Santo Domingo, en torno a las 17,00 horas del pasado día 14, según detalló hoy la Delegación del Gobierno en Extremadura a través de un comunicado de prensa. Según consta en la denuncia interpuesta por los titulares de la farmacia que fue asaltada, el sospechoso accedió al interior del establecimiento alrededor de las 19,00 horas del 10 de febrero, armado con una jeringuilla, con la que amenazó a la dependienta, obligándole a entregar "todos los billetes, no las monedas", que estaban en la caja registradora. Ante tales exigencias y ante el temor de sufrir algún daño, la empleada no dudó en entregar unos 100 euros al asaltante, quien emprendió la huída a pie en dirección a la calle López Prudencio en la capital pacense. Tras su detención, el hombre fue conducido por los agentes a la Jefatura Superior de Policía, donde se instruyó el correspondiente atestado, en el que se especifica que el individuo en cuestión llegó a Badajoz hace aproximadamente un mes. En la ciudad, el ahora detenido solía actuar de forma "ordinaria" como aparcacoches "ilegal", para obtener dinero que posteriormente empleaba en la adquisición de sustancias estupefacientes, a las que es adicto, detalló la delegación. El individuo vivía en la "indigencia" y se guarecía en casas abandonadas o debajo de alguno de los puentes que atraviesan el río Guadiana a su paso por Badajoz.