Trece años de cárcel por matar a un joven y herir a otro en Granollers (Barcelona)

Etiquetas

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona ha condenado a un joven de origen dominicano a trece años y medio de prisión por matar a un joven marroquí y herir a otro durante una reyerta en un restaurante de una conocida cadena de hamburguesas de un polígono industrial de Granollers (Barcelona) en julio de 2007. Además, tendrá que indemnizar al herido y a la familia del muerto con poco más de medio millón de euros, aunque la Fiscalía pedía inicialmente una condena de 20 años de prisión y una indemnización de 750.200 euros.

El tribunal del jurado ha aplicado a Emmanuel P.G., de nacionalidad española y 21 años, la atenuante de confesión, ya que inmediatamente después de los hechos se entregó a los Mossos d'Esquadra, confesó el crimen y les dio el cuchillo con el que había matado a Mohamed A. y herido a Adil H., con quienes se había peleado un mes antes y a quienes había quemado el coche.

Según declara probado la sentencia, Emmanuel P.G. entró en el McDonald's del polígono de Ramassar sobre las 22 horas del 4 de julio de 2007 y se encontró con Mohamed A. y Adil H..

Los tres empezaron a discutir porque los marroquíes querían retener al dominicano hasta que llegara la policía. Los dos magrebíes le lanzaron sillas y el acusado cogió un cuchillo que llevaba sujeto con el cinturón y se lo clavó a Mohamed A. en el tórax y en el abdomen, causándole la muerte poco después. Al ver la agresión, Adil H. intentó coger el arma y también resultó herido en los brazos.

Durante el juicio, el acusado aseguró que no recuerda haber apuñalado a ninguna de las dos víctimas y que si lo hizo fue en defensa propia.

El acusado explicó que entró en el restaurante para comprar unos helados para él y su novia y, que al salir, los dos jóvenes intentaron retenerle mientras avisaban a los Mossos para denunciarle por la pelea en la que se habían enfrentado un mes antes. De repente, agregó, empezaron a pegarle, uno de ellos sacó una navaja y temió por su vida.