Tres detenidos que ejercían de dentistas en una clínica clandestina de Badalona

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres personas que presuntamente trabajaban en una clínica dental clandestina de Badalona (Barcelona) sin la titulación formativa para poder ejercer la profesión en España y con irregularidades que podían poner en grave peligro la salud de las personas.

La actividad se desarrollaba en un domicilio particular de la calle Enginyer Deulofeu sin ninguna identificación que alertase de la existencia de una clínica dental y registrado como inmobiliaria. En ella trabajaban los tres detenidos: uno realizaba funciones de protético dental, un segundo de odontólogo y un tercero, de auxiliar de clínica.

El centro ofrecía precios muy por debajo del mercado --20 euros por una ortodoncia-- y los tres trabajadores no disponían de los títulos académicos exigido para poder ejercer la profesión en España.

Los agentes atribuyen a los tres arrestados la presunta comisión de un delito de intrusismo y a uno de ellos, el que realizaba funciones de odontólogo, también el de falsificación documental por simular, presuntamente, la posesión de una titulación a través de fotocopias de títulos falsos colgados en la pared.

En la entrada y registro de la clínica dental --que contó con la colaboración de la Conselleria de Salud, el Consejo de Seguridad Nuclear y el Colegio Oficial de Protéticos Dentales de Catalunya--, se localizó en una habitación un aparato de rayos X sin ninguna medida de seguridad que impidiese la salida de radiaciones, hecho que podría afectar a la salud de las personas, y sin haber pasado las revisiones preceptivas.

Por este motivo, los Mossos atribuyen a dos de los detenidos, los que realizaban las funciones de protético dental y de odontólogo, la presunta comisión de un delito contra la seguridad colectiva, concretamente el relativo a la energía nuclear y a las radiaciones ionizantes.

En el lavabo del inmueble se localizó un laboratorio para realizar prótesis, y la normativa establece que este tipo de instalaciones no pueden situarse en el mismo lugar que el de una clínica dental y, en ningún caso, se puede establecer en un domicilio.

Las condiciones higiénicas y sanitarias en que se desarrollaba la actividad en esta clínica clandestina no eran las adecuadas, ya que no se esterilizaban o se hacía de forma incorrecta los utensilios, se reutilizaban piezas de un solo uso, se usaban productos químicos caducados, se almacenaban sustancias químicas en lugares inadecuados y sin la protección necesaria y las estancias no se encontraban bien ventiladas.

Además, los agentes atribuyen a los tres detenidos la presunta comisión de un delito de defraudación de fluído eléctrico por presuntamente haber manipulado el contador de la luz, alterando su funcionamiento, sin la autorización de la compañía eléctrica suministradora.

Los tres detenidos, de nacionalidad argentina y vecinos de Badalona, son Oleksandr M., de 41 años y que hacía las funciones de odontólogo; Serhiy M., de 37 años y que ejercía de protético dental, y Anna K., de 38 años, que hacía las funciones de auxiliar de clínica.