ÚLTIMA HORA 13:28 El presidente de Italia encarga a Paolo Gentiloni la formación de gobierno

Un policía fuera de servicio y otro en prácticas detienen a un ladrón con una bolsa con 8.380 euros

OVIEDO, 12 (EUROPA PRESS)

Un policía nacional fuera de servicio y otro en periodo de prácticas detienen a un presunto ladrón con una bolsa que contenía 8.380 euros. Los hechos sucedieron hacia las 12.30 horas de ayer cuando un policía perteneciente a la Unidad de Intervención Policial de Oviedo, se encontraba libre de servicio circulando con su moto, cuando observó a un hombre en la calle General Elorza, que abordó a una mujer y tras propinarle un fuerte empujón la hizo caer al suelo.

Mientras se encontraba tendida en la acera, el hombre comenzó a tirar fuertemente de una bolsa de plástico que la denunciante llevaba cogida en una de sus manos, consiguiendo arrebatársela, dándose a la fuga rápidamente en dirección a la calle Foncalada .

El agente sin perder de vista en ningún momento al individuo, se apeó de la moto y lo siguió a pie hasta darle alcance en la Plaza Foncalada, según informó la Policía en una nota de prensa.

Al mismo tiempo un policía en prácticas que se encontraba en ese momento asomado a la ventana de su domicilio, observó como el hombre que había sido alcanzado por el policía se resistía a la detención forcejeando con el mismo y mostrando una actitud muy violenta. Rápidamente bajó a la calle y entre los dos redujeron al presunto ladrón.

El hombre JC.C.M, de 43 años de edad, nacido en Cuba y con domicilio en Oviedo, fue detenido como presunto autor de un delito de robo con violencia. No le constaban antecedentes policiales.

La bolsa que el hombre había arrojado al suelo mientras huía fue recuperada por los policías. En su interior había unos ocho mil trescientos ochenta euros. Se trataba la recaudación de un locutorio que regentaba la mujer, que tuvo que ser asistida de las lesiones.

El Grupo IV de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Oviedo se ha hecho cargo de la investigación. Se sospecha que el individuo, cliente del establecimiento, conocía la rutina de la propietaria y el dinero que podía llevar.