Rebajan de 15 a un año la pena de prisión para un hombre acusado de hostigar a su expareja en A Coruña


A CORUÑA|

El procesado, que llegó a llamar en más de 1.800 ocasiones a la víctima, tendrá que cumplir una orden de alejamiento de 10 años

La Fiscalía ha acordado este miércoles rebajar la petición de pena de 15 a un año de prisión para el hombre acusado de hostigar a su expareja, a quien llegó a llamar o mandar mensajes en más de 1.800 ocasiones, e incluso agredirla.

Tras alcanzar un acuerdo entre las partes, el procesado ha aceptado esta condena, que supone una rebaja significativa de la pena solicitada de forma inicial en los escritos de acusación.

La Fiscalía solicitaba 15 años y dos meses de prisión para este hombre por amenazas, acoso y allanamiento; pero finalmente la pena ha quedado rebajada a un año al apreciar la atenuante de reparación del daño y los problemas psiquiátricos del acusado --diagnosticado de esquizofrenia--.

El procesado, para quien se ha acordado su salida de prisión este mismo miércoles, tendrá que cumplir una orden de alejamiento de 10 años y 99 días de trabajos a la comunidad.

"Este acuerdo es bueno para todas las partes", ha asegurado el letrado de la acusación particular, que se ha mostrado "satisfecho" con los términos del acuerdo porque si no "jamás se obtendría una pena de alejamiento tan elevada".

HECHOS

Según el escrito del Ministerio Público, el hombre llegó a llamar o mandar mensajes a la mujer en más de 1.800 ocasiones, e incluso entrar en su domicilio sin consentimiento y agredirla.

De hecho, según recoge el escrito, en una ocasión el acusado accedió al interior de la casa tras saltar el muro que rodeaba la propiedad."La sorprendió cuando salía de la ducha, comenzó a discutir con ella, hizo caso omiso a las peticiones de que se marchase, la agarró violentamente de las muñecas, la tiró al suelo y la golpeó con numerosas patadas", sostiene.

Al día siguiente, siempre según el escrito, el hombre volvió a entrar usando el mismo método en el domicilio y agredió de nuevo a la víctima "con empujones y patadas".