Armengol rechaza que haya "controversia" entre la Policía y la Fiscalía del TS aunque reconoce "problemas puntuales"

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El juez decano de Madrid, José Luis González Armengol, rechazó hoy que haya "algún tipo de controversia" o "falta de cooperación" entre la Policía Nacional y la Fiscalía del Tribunal Supremo (TS), tal y como ayer manifestó el fiscal general del Estado, Candido Conde Pumpido, aunque reconoció que sí que puede haber "pequeños problemas puntuales" en la tramitación de determinados casos.

Así de contundente se mostró Armengol tras la entrega de los Premios de Periodismo '8 de marzo' en la sede de la Comunidad de Madrid con las declaraciones que realizó ayer Conde Pumpido en las que aseguró que la Policía Nacional no colabora en sus peticiones sobre las listas del entorno de ETA.

"No las puedo compartir y creo que no las comparte absolutamente nadie", señaló el decano de los jueces madrileños, quien aseguró que por experiencia "personal y profesional" las relaciones de la carrera judicial con los estamentos policiales, sin hacer distinción alguna entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia civil, "son unas relaciones cordiales y estupendas".

Por ello, insistió en refutar que pueda haber algún "tipo de controversia o problemática" en cuanto a la ocultación de datos por parte de la Policía en términos generales en las actuaciones que tiene con los diferentes juzgados. "No se puede aplicar a criterios generales que hay una falta de cooperación o de ayuda porque la policía judicial, sea la Guardia Civil o la Policía, dependen de los jueces y de los fiscales y en caso de no existir colaboración, se pueden pedir resonsabilidades", añadió.

No obstante, reconoció que puede haber "pequeños problemas puntuales" en la tramitación de determinados casos pero que eso no significa que exista una generalización. "Es un problema puntual pero rechazo y refuto que sea un problema general", apostilló, al tiempo que evitó aclarar si estas declaraciones se puede deber a un "mosqueo" en concreto con el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

"No lo sé... será un problema personal", se limitó a contestar Armengol, quien recordó que él estuvo presente en el momento en que el fiscal general hizo las polémicas declaraciones y que éstas se hicieron en el contexto de una pregunta puntual de un periodista referida a las listas de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y la posible legalización, una cuestión donde antes de que pueda actuar la Fiscalía y los propios juzgados, "tiene que haber una investigación policial", señaló.

En este sentido, recordó que en las investigaciones policiales en materia de terrorismo tienen competencia tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional, y que cuando el tema está judicializado, todos los informes se tienen que pasar al juez instructor correspondiente con una copia al Ministerio Fiscal. Una situación muy diferente es, sin embargo, cuando el tema está sin judicializar, donde la Fiscalía, si está estudiando, por ejemplo, las diligencias de una investigación, "sí puede dar las directrices que considere convenientes a la policía judicial", concretó.

EL CESE "YA SE VERÁ"

Cuestionado por si estas declaraciones podrían suponer a Conde Pumpido la pérdida de su cargo, el juez decano de Madrid señaló que "eso ya se verá" porque ya el nuevo estatuto orgánico del Ministerio Fiscal establece unas causas tasadas de cese, aunque consideró que el hecho no es tan grave para llevarlo hasta tal punto.

"No hay ninguna vinculación tan fuerte... no por una declaración o una discrepancia entiendo yo que alguien pueda cesar", subrayó, al tiempo que destacó que tendrá que ser el propio fiscal quien valore "si sigue o no sigue".

En la misma dirección, Armengol sacó el planteamiento de la modificación de la instrucción, un modelo nuevo que el juez decano madrileño rechaza rotundamente. "Se está pretendiendo desde hace tiempo el cambio de la instrucción a favor del Fiscal", recordó.

Sin embargo, a su juicio, este planteamiento no se debería dar porque, tal y como está elaborada la Constitución, "hay una dependencia muy fuerte entre la Fiscalía y el Gobierno, que es el que propone los cargos".

Además, añadió que no hay preparación por parte de los fiscales para asumir esta responsabilidad porque desde el siglo XIX la instrucción ha sido para el juez instructor. La última razón que tiene Armengol para rechazar este cambio se debe a la "falta de medios" en la Administración de Justicia que se denuncia siempre. "Si hay pocos jueces, todavía hay menos fiscales que puedan ocupar los puestos que actualmente desempeñan los jueces a efectos de la investigación de estos delitos", concluyó.