Chauvín dice que la acusación en su contra es "montaje" para elecciones ecuatorianas

  • Quito, 10 mar (EFE).- El ex subsecretario de Gobierno ecuatoriano José Ignacio Chauvín, imputado como cómplice de una red de narcotraficantes, declaró hoy que las acusaciones en su contra son un "montaje para las elecciones" generales del próximo 26 de abril orquestado por el fiscal antinarcóticos, Jorge Solórzano.

Chauvín dice que la acusación en su contra es "montaje" para elecciones ecuatorianas

Chauvín dice que la acusación en su contra es "montaje" para elecciones ecuatorianas

Quito, 10 mar (EFE).- El ex subsecretario de Gobierno ecuatoriano José Ignacio Chauvín, imputado como cómplice de una red de narcotraficantes, declaró hoy que las acusaciones en su contra son un "montaje para las elecciones" generales del próximo 26 de abril orquestado por el fiscal antinarcóticos, Jorge Solórzano.

"No tiene pruebas ni siquiera para imputarme. No tiene ni una sola prueba", afirmó Chauvín en una entrevista vía telefónica con el portal informativo Ecuadorinmedidato desde un penal de máxima seguridad de Quito.

El ex subsecretario de Gobierno en el Ejecutivo de Rafael Correa, que se autocalificó en la entrevista como "revolucionario y defensor de los derechos humanos", apuntó que Solórzano "hizo un escándalo público" para transformar el caso de narcotráfico en un caso político.

El fiscal, dijo, le acusa en base a "reportes de los informantes de la CIA (la Agencia Central de Inteligencia estadounidense) que trabajan en la UIES (Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía)" y en "desertores de las FARC".

Chauvín implicó en ese supuesto complot al mayor de la UIES Manuel Silva, actualmente en paradero desconocido e investigado por entregar información de inteligencia a funcionarios de la Embajada estadounidense en Quito, es "un traidor a la patria, prófugo y cobarde".

"Esto es una barbaridad, es un complot para la etapa electoral" preparado por "Solórzano, el mayor Silva y sus amigos de la CIA", denunció.

En los primeros días de febrero, Chauvín fue detenido por su amistad con Edison Ostaiza, uno de los tres hermanos acusados en el caso "Huracán de la Frontera" por formar una red de narcotráfico que supuestamente trabajaba con droga proporcionada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Antes de su arresto, Chauvín, que también fue asesor del ex ministro de Seguridad Interna y Externa Gustavo Larrea, concedió una entrevista a los medios locales en la que, además de reconocer su amistad con Ostaiza, declaró que había conocido al fallecido número dos de las FARC "Raúl Reyes" y que se había reunido con él en siete ocasiones.

Reyes, portavoz internacional de la guerrilla, murió en marzo del año pasado en un bombardeo colombiano contra un campamento de las FARC situado en territorio ecuatoriano, lo que produjo la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Estas declaraciones fueron utilizadas por la oposición para, en vísperas de las elecciones generales, sostener la hipótesis de que integrantes del Ejecutivo de Rafael Correa mantenían vínculos con las FARC y que la campaña del partido oficialista, Alianza País, estuvo financiada por el narcotráfico.

"Yo nunca he negado mi amistad con Edison Ostaiza. Nunca voy a negar mi condición de revolucionario. Nunca voy a negar que me reuní con 'Raúl Reyes', (...) eso no quiere decir que yo sea ni autor, ni cómplice, ni encubridor de ningún tema de narcotráfico", dijo Chauvín.