El segundo imputado por el atentado que mató a un comisario niega los cargos y seguirá bajo custodia

El segundo imputado por el atentado que mató a un comisario niega los cargos y seguirá bajo custodia

El segundo imputado por el atentado que mató a un comisario niega los cargos y seguirá bajo custodia

LONDRES, 25 (EUROPA PRESS/Eva Martínez Millán) El segundo imputado por el asesinato del comisario Stephen Carroll en el atentado perpetrado el pasado 9 de marzo en Irlanda del Norte niega su implicación en la muerte, al igual que el primer acusado, un joven de 17 años, si bien permanecerá bajo custodia policial hasta la próxima vista, que se celebrará el 3 de abril. Brendan McConville, de 37 años y ex concejal del Sinn Fein en Cragaivon entre 1993 y 1997, compareció esta mañana en los tribunales tras haber sido finalmente imputado ayer por el tiroteo al policía, 14 días después de su detención, el período más prolongado que un arrestado había pasado hasta ahora bajo custodia sin cargos. Su presencia en la corte de magistrados de Lisburn, la misma en la que ayer intervino el adolescente, provocó un importante despliegue policial y se produjeron enfrentamientos en los controles de seguridad. McConville ha sido imputado también por posesión de un arma de fuego, si bien a diferencia del joven, no ha visto cargos por pertenencia a una organización ilegal, el IRA de Continuidad, que se atribuyó el atentado contra el comisario, o recabar información para una organización terrorista. Hasta ahora son dos las personas puestas ante la Justicia tras la reaparición de grupos disidentes de los paramilitares del Ulster, que en un plazo de dos días dejaron tres víctimas, además de Carroll, los soldados británicos Sappers Mark Quinsey y Patrick Azimkar, tiroteados el día 7 en la base del Ejército de Massereene. LIBERTAD Sin embargo, cuatro de los que permanecían en dependencias policiales por su supuesta relación con los asesinatos han sido ya puestos en libertad, después de que un grupo de seis que llevaban once días detenidos ganasen el recurso que interpusieron contra la ampliación del arresto, garantizado el pasado fin de semana por el Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI). Para el juez Brian Kerr, la extensión no estaba justificada, puesto que "no se dio ninguna consideración a la legalidad del arresto original", lo que obligó a la policía a imputarlos de inmediato o bien dejarlos abandonar la comisaría de Antrim en la que han pasado casi dos semanas. Entre los que promovieron la batalla legal se encontraba Colin Duffy, uno de los nombres más conocidos del republicanismo en el Ulster.