García dice que Anesvad trabaja para recuperar el nivel de actividad que tenía en 2007

  • Bilbao, 28 may (EFE).- El nuevo director general de la Fundación Anesvad, Bernardo García Izquierdo, ha afirmado hoy que, tras la detención en 2007 de su presidente, José Luis Gamarra, por presunta apropiación indebida de fondos, esta ONG trabaja actualmente para recuperar el nivel de actividad que tenía entonces.

Bilbao, 28 may (EFE).- El nuevo director general de la Fundación Anesvad, Bernardo García Izquierdo, ha afirmado hoy que, tras la detención en 2007 de su presidente, José Luis Gamarra, por presunta apropiación indebida de fondos, esta ONG trabaja actualmente para recuperar el nivel de actividad que tenía entonces.

Para conseguir este objetivo, ha informado hoy en conferencia de prensa en Bilbao García Izquierdo, la organización "ha renovado completamente" el modelo de gestión de los fondos y donaciones que recibe.

García Izquierdo fue nombrado en octubre de 2008 director general de Anesvad por los administradores judiciales de la ONG, intervenida tras la detención de Gamarra y otros dos ex directivos.

En la actualidad, ha precisado, se ha introducido en la gestión de la ONG un protocolo de actuación financiera que incluye una serie de controles rigurosos de los fondos para asegurar que éstos llegan a los proyectos a los que están destinados.

Anesvad ha suscrito el código de conducta y de empresa de la Coordinadora Estatal de ONGs y estudia hacer lo mismo con el de transparencia.

La Fundación ha decido también personarse en la causa judicial abierta contra Gamarra y otros dos ex directivos, de los que no ha facilitado sus identidades y cargos, en calidad de "parte perjudicada", con el objetivo de conseguir que "las cantidades supuestamente sustraídas retornen a la mayor brevedad a la organización y se destinen a los fines sociales de la misma".

A principios de marzo de 2007, el presidente de Anesvad, José Luis Gamarra, fue detenido en Bilbao acusado de un delito de apropiación indebida de fondos de esta organización no gubernamental y de estafa procesal y se inició un proceso judicial que aún permanece abierto.

La ONG se fundó en 1968 en Bilbao para atender a personas sin recursos afectadas por enfermedades como la lepra, la úlcera de Buruli y el VIH/Sida y para luchar contra la explotación sexual infantil y la falta de asistencia sanitaria básica, a iniciativa del religioso jesuita Javier Olazabal, quien se dedicó a la atención de afectados por la lepra en la isla filipina de Culión.

Anesvad contaba en 2007 con más de 160.000 socios, gestionaba un presupuesto anual de más de 35 millones de euros, provenientes de donaciones y aportaciones de socios y entidades públicas y privadas colaboradoras, y realizaba proyectos de cooperación en más de 25 países del mundo.

En la actualidad, el número de socios y entidades colaboradoras se ha reducido a algo más de 90.000, tras caer entre 2007 y 2008 el número de ambos en un 40 por ciento aproximadamente (unos 64.000), según ha revelado García Izquierdo.

El nuevo director general de Anesvad ha agregado que la ONG maneja ahora un presupuesto de unos 20 millones de euros al año, de los cuales destina a proyectos de cooperación algo más de 15 millones, y cuenta con una plantilla de unas 62 personas, que trabajan en su mayoría en su delegación central de Bilbao y en la oficina que tiene en Madrid.