Procesan a 10 presuntos rebeldes de las FARC por el supuesto plan para atentar contra varias personalidades

  • Bogotá, 27 mar (EFE).- Un fiscal colombiano procesó hoy por rebelión y concierto para delinquir y secuestrar a los diez presuntos rebeldes de las FARC implicados en un supuesto plan contra el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Enrique Santos.

Procesan a 10 presuntos rebeldes de las FARC por el supuesto plan para atentar contra varias personalidades

Procesan a 10 presuntos rebeldes de las FARC por el supuesto plan para atentar contra varias personalidades

Bogotá, 27 mar (EFE).- Un fiscal colombiano procesó hoy por rebelión y concierto para delinquir y secuestrar a los diez presuntos rebeldes de las FARC implicados en un supuesto plan contra el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Enrique Santos.

Los cargos fueron imputados por la sección de la Fiscalía General en Girardot, localidad a unos 140 kilómetros al oeste de Bogotá y donde los detenidos comparecieron en las primeras diligencias judiciales.

La fiscalía informó en Bogotá de que sólo dos de ellos, José Domingo Calderón Hurtado ("Vicente") y Jefferson Cortés Gutiérrez ("Caballo Grande"), se declararon responsables de los tres cargos.

La aceptación de las imputaciones supone que Calderón y Cortés comparecerán en un juicio abreviado o de "sentencia anticipada" que, en virtud de las normas penales del país, los beneficiará con una rebaja en las penas de prisión que les sean impuestas.

Los otros ocho no aceptaron los cargos, agregó la entidad judicial, que los identificó como José Daniel Romero Bustos ("'Miguel"), Farid Jiménez Suárez ("Javier"), Sandra Piedad Bocanegra Díaz ("Patricia"), Belisario Cogollo Cortés ("El Indio"), Hélber Sebastián Murillo, Lúber Rojas Argote ("Hugo"), Héctor Ignacio Acevedo Gallego y Luz Nohora Hurtado Urrea.

La fiscalía agregó que el juez de Control de Garantías ante el que comparecieron en Girardot los alcanzó a todos ellos con una orden de detención sin derecho a fianza que deberán cumplir en presidios de la capital colombiana.

Los diez presuntos rebeldes fueron detenidos el jueves por la policía colombiana en Anapoima, Girardot y Pitalito, localidades desde las cuales avanzaban en un supuesto plan de asesinato del ministro de Defensa y el presidente de la SIP.

El proyecto rebelde debía ejecutarse en Anapoima, localidad a unos 70 kilómetros al oeste de Bogotá en la que la familia Santos, que tuvo la mayoría de acciones del periódico bogotano El Tiempo hasta el año pasado, posee una casa de recreo.

Según el director de la Policía Nacional, el general Óscar Naranjo, los detalles del plan fueron encontrados en los archivos informáticos del computador de un guerrillero detenido en octubre de 2008 en una zona rural del departamento del Tolima (suroeste).

Hace dos semanas, Naranjo anticipó a la prensa en Bogotá que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) trabajaban en este nuevo complot contra el ministro de Defensa.

Una motocicleta con el símbolo y los colores blanco y verde de la policía, varios cascos, un fusil y otras armas fueron decomisados en la redada del jueves, lo que llevó a Naranjo a afirmar que su institución había impedido este magnicidio.

El supuesto plan iba a ser ejecutado durante la primera semana de abril y, según Naranjo, estaba previsto dentro de las conmemoraciones del llamado "Marzo negro", por el mes del año pasado en el que murieron el fundador y jefe máximo del grupo, "Manuel Marulanda Vélez" o "Tirofijo", alias de Pedro Antonio Marín, y otros dos miembros del mando central rebelde.

Marín falleció de una crisis cardíaca el 26 de marzo de 2008, tres semanas después de que el segundo al mando de la organización, "Raúl Reyes", fuera abatido en un bombardeo colombiano a su campamento en Ecuador, y a los quince días de que otro miembro del Secretariado, "Iván Ríos", muriera a manos de su jefe de seguridad, que desertó para cobrar una recompensa.

Los implicados en el plan pertenecen, según la policía, a la Columna Móvil "Teófilo Forero", facción de elite de las FARC.

El cargo de concierto para secuestrar que se les imputó a los diez detenidos se deriva de informes obtenidos por las autoridades que indican que ellos también preparaban el secuestro de varias personas, entre ellas de un estadounidense vinculado con los programas de cooperación militar de Washington con Bogotá.