Santiago Pedraz comunica a un etarra su procesamiento por colocar una bomba en Málaga

  • Madrid, 19 feb (EFE).- El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha comunicado hoy al presunto miembro de ETA Ismael Berasategui Escudero su procesamiento por la colocación de un coche-bomba en el aeropuerto de Málaga el 26 de julio de 2001, que finalmente no explotó al ser desactivado.

Santiago Pedraz comunica a un etarra su procesamiento por colocar una bomba en Málaga

Santiago Pedraz comunica a un etarra su procesamiento por colocar una bomba en Málaga

Madrid, 19 feb (EFE).- El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha comunicado hoy al presunto miembro de ETA Ismael Berasategui Escudero su procesamiento por la colocación de un coche-bomba en el aeropuerto de Málaga el 26 de julio de 2001, que finalmente no explotó al ser desactivado.

Según el auto de procesamiento, Berasategui Escudero, entregado ayer por las autoridades francesas junto al también presunto etarra Aitor Cortázar García, formaba parte de un comando de ETA desde finales de 1998, integrado además por Xabier Zabalo Beitia y Ainhoa Barbarín Yurrebaso, que también están procesados por estos hechos.

Los tres etarras robaron un vehículo en Azkoitia (Guipúzcoa) al que sustituyeron la matrícula y en cuyo interior colocaron un artefacto explosivo con 53 kilos de tytadine, y el 26 de julio de 2001 lo situaron en el aparcamiento del aeropuerto de Málaga para que explotara a las 8 de la mañana.

A las 7:17 horas, añade el auto, un comunicante anónimo advirtió de la colocación del coche-bomba y pudo ser desactivado por la Policía.

El titular del Juzgado central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional ha procesado a Berasategui Escudero, nacido en Eibar (Guipúzcoa) el 15 de junio de 1969 y detenido en mayo de 2002 en la localidad francesa de Annonay, por un delito de terrorismo.

Este presunto etarra, que ha sido entregado a España por un periodo de seis meses, huyó al país galo después de que, en diciembre de 2001, la Policía Nacional desarticulara la infraestructura del comando legal itinerante "Behorburu" al que pertenecía.

Además de los hechos mencionados, a este comando se le atribuye también la colocación de otros cuatro coches-bomba en el aeropuerto de Madrid, en Gandía (Valencia), Getxo (Vizcaya) y Salou (Tarragona).