Tribunales.- Pendiente aún de declarar ante el juez el último de los hermanos Torrado del caso de Burguillos

SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS) El titular del Juzgado de Instrucción número tres de Sevilla, Jesús Ángel Orozco, debe aún tomar declaración a Rafael César Torrado en la causa incoada contra el alcalde de Burguillos, el socialista Juan José López, y los hermanos César Torrado por la compra de una finca de esta familia por parte de la empresa participada por la sociedad municipal 'Burguillos Natural' Cruz de la Ermita, una operación que, según ha denunciado el PP, estuvo marcada por la entrega de dinero en negro y las conexiones de las partes con el PSOE. Fuentes judiciales informaron a Europa Press de que si bien el pasado 13 de marzo prestaron declaración en calidad de imputados el primer edil y los hermanos Antonio y Salud César Torrado, Rafael César Torrado no declaró ante el juez instructor como consecuencia de una incidencia en el procedimiento de citación, por lo que el juez Jesús Ángel Orozco debe llamara de nuevo a declarar a este miembro de la familia. El pasado 13 de marzo, según las actas de declaraciones recogidas por Europa Press, Antonio César Torrado declaró ante el juez que "en todo momento" la familia trató la operación de compraventa con "el alcalde" José Juan López y su primo, Ramón Juan Fernández, quienes "iban a buscarles todos los días" pese a que su intención era no vender los terrenos, finalmente adquiridos por la sociedad Cruz de la Ermita. Les habrían manifestado el primer edil y su primo, según coincidieron en sus declaraciones los hermanos César Torrado, que en el caso de no vender, les sería expropiado "un cacho" de la finca a cuenta de que "pasaba una carretera", por lo que se acordó en el seno familiar la venta de los suelos y "la secretaria del alcalde, María Isabel, se encargó de todo el papeleo", recibiendo la familia 75 millones de las antiguas pesetas y cuatro solares. Dada la apertura de una investigación policial, ambos hermanos coincidieron en señalar que Juan José López les convocó a la sede de 'Burguillos Natural', que participa de la sociedad Cruz de la Ermita, y allí "les dijeron lo que tenían que decir, que lo habían vendido por 20 millones y que no les habían obligado a venderlos". EL ALCALDE NIEGA LAS ACUSACIONES En su declaración ante el juez, Juan José López explicó que el asunto de la venta de los suelos de esta familia constituía "una emergencia social porque causaban unos problemas" y "llegó a derruirse el muro de contención" de una de las 50 viviendas limítrofes, aunque negó que advirtiera a la familia de que había una carretera proyectada sobre sus suelos. En ese sentido, alegó que no ha usado "la expropiación ni ningún medio para llegar a ningún acuerdo" con los propietarios, negando asimismo haber firmado un contrato de opción de compra con los hermanos César Torrado porque sólo "transmitió" a los empresarios locales la "opción de compra que le habían efectuado los hermanos". Reconoció que, efectivamente, era presidente del consejo de administración de la empresa Cruz de la Ermita cuando se constituyó, pero negó haber convocado a los hermanos César Torrado ante la investigación iniciada por la Policía, porque según su testimonio, les dio "indicaciones para que hablaran con libertad" ante las "llamadas" que había recibido de algunos vecinos. Así, negó haber participado en la firma o redacción del contrato de compraventa con los hermanos Torrado, pues "no ha tenido relaciones" con esa familia, recalcando además que la sociedad municipal 'Burguillos Natural' no ha aportado partidas económicas para esta adquisición.