UM exige al PSM que no haga "política de hechos consumados" al pedir la dimisión de Nadal si es acusado por Can Domenge

PALMA DE MALLORCA, 02 (EUROPA PRESS)

La portavoz de UM, Catalina Julve, exigió hoy al PSM que no haga "política de hechos consumados" al pedir la dimisión del conseller de Turismo, Miquel Nadal, en caso de que sea acusado formalmente dentro del caso Can Domenge, por el que se encuentra imputado, y le pidió por tanto que respete la presunción de inocencia hasta que la Justicia se pronuncie.

En los pasillos del Consell de Mallorca, Julve manifestó asimismo que, en caso de que finalmente se demuestre la implicación de Nadal en el procedimiento que investiga la presunta malversación de fondos públicos en la adjudicación de estos terrenos por parte de la Institución Insular, "no hará falta que nadie pida su dimisión ya que él mismo renunciará a su cargo".

De este modo, recalcó la necesidad de "ser prudentes", aseverando además que "muchas" imputaciones se han producido dentro de causas que han acabado siendo sobreseídas, por lo que consideró "injusto hacer sentencias previas", después de que el PSM, en la reunión de su Consejo de Dirección celebrada ayer, solicitase la renuncia del conseller si se demuestra su actuación irregular en el caso.

Cabe recordar que el también presidente de UM está citado a declarar como imputado por el caso Can Domenge el próximo 30 de abril en el juzgado de instrucción número 12 ante la magistrada encargada de la causa, Mari Carmen González, a petición de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación particular, ejercida por Núñez i Navarro.

Se trata de un procedimiento en el que también están imputados el portavoz de UM en el Consell, Miquel Àngel Flaquer, y el diputado de UM, Bartomeu Vicens, todos ellos asistidos por los abogados Eduardo Valdivia y Jaime Campaner.

En concreto, Nadal deberá dar explicaciones ante la magistrada por presuntos delitos de malversación de fondos públicos, revelación de secretos oficiales y prevaricación, que figuran en la querella interpuesta por la empresa Núñez i Navarro a principios de 2007 contra una veintena de cargos de UM y PP que en la pasada legislatura votaron a favor de la adjudicación de estos solares a mitad del precio máximo de tasación.