Cacos gemelos se ríen de la justicia alemana tras un robo multimillonario

  • Berlín, 20 mar (EFE).- Abbas y Hassan O., hermanos gemelos de origen libanés y presuntos autores del robo del siglo en Alemania, se burlan de la Justicia de este país, que se ha visto obligada a dejarles en libertad tres semanas después de su detención por tener una huella genética prácticamente idéntica.

Cacos gemelos se ríen de la justicia alemana tras un robo multimillonario

Cacos gemelos se ríen de la justicia alemana tras un robo multimillonario

Berlín, 20 mar (EFE).- Abbas y Hassan O., hermanos gemelos de origen libanés y presuntos autores del robo del siglo en Alemania, se burlan de la Justicia de este país, que se ha visto obligada a dejarles en libertad tres semanas después de su detención por tener una huella genética prácticamente idéntica.

A cara descubierta y sacando la lengua en signo de burla, los gemelos aparecen fotografiados hoy en la portada del tabloide alemán "Bild", diario al que conceden una entrevista en la que afirman no ser los autores del robo multimillonario en los lujosos grandes almacenes berlineses KaDeWe.

Pese a que la policía encontró en el lugar de los hechos un guante con la huella de ADN de uno de los cacos, la imposibilidad de identificar con absoluta precisión a cual de los dos hermanos pertenece ha obligado a la Justicia a poner a ambos en libertad.

Sin embargo, las autoridades están absolutamente convencidas de que Abbas y Hassan fueron los ladrones que el pasado 25 de enero entraron de noche en el KaDeWe y se llevaron, sin que saltaran las alarmas, joyas y relojes de lujo por valor de mas de cinco millones de euros -algunas fuentes cifran en 10 millones el fruto de su botín-.

"No tenemos ni idea de quien fue. Además nosotros no estábamos en Berlín" cuando se cometió el robo, aseguran en el diario los gemelos, que cuentan con un amplio historial delictivo y aseguran que se enteraron por la televisión del multimillonario "rififí".

Igualmente afirman con desparpajo que "lo de nuestra huella genética es una insidiosa intriga. Alguien ha dejado una pista falsa intencionadamente".

Abbas y Hassan, de 27 años de edad, viven en la localidad de Rotenburg, el primero de ellos casado y padre de dos hijos y el segundo con sus padres, todos sin empleo y perceptores de ayuda social para poder subsistir.