Detenidos tres miembros de una banda itinerante dedicada al hurto que había sustraído 7.500 euros en Cantabria

Abordaban a la gente, preferentemente personas mayores, a las salidas de los bancos y les distraían para quitarles el dinero SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS) La Policía Nacional ha detenido a tres de los cuatro integrantes de un grupo itinerante y organizado, dedicado profesionalmente a los hurtos y que había cometido, entre los pasados meses de noviembre y enero, cuatro delitos en Santander y dos en Torrelavega, sustrayendo un total de 7.500 euros. El cuarto miembro de esta "asociación ilícita para delinquir" está identificado. Según informaron hoy fuentes policiales, los delincuentes actuaban por parejas y localizaban a sus víctimas dentro de las oficinas bancarias. Elegían a las más vulnerables y, a la salida, les sustraían el dinero. La mayoría de las veces se acercaban a la gente pidiendo una limosna. Las detenciones de F.M y D.N., hombres de 32 y 18 años de edad, respectivamente, y de MG.M, una mujer de 32, se llevaron a cabo el pasado 16 de febrero sobre las 13 horas en la calle Cádiz de Santander. Cuando les arrestaron viajaban en una mono volumen de la marca Peugeot. Los tres tienen antecedentes por hurtos en Cantabria y Vizcaya y pasaron a disposición judicial. A los delincuentes, que tenían fijada su residencia en Sestao, les ocuparon una cartilla de MG.M con 12.400 euros, que habían sido ingresado entre septiembre y noviembre del año pasado. También les ocupan una caja con joyas, pulseras de oro, pendientes medallas y prendedores, supuestamente sustraídos, y de los que de momento se desconoce su procedencia. 'MODUS OPERANDI' La Policía Nacional investigaba esta serie de hurtos desde finales de noviembre, en los que se repetía el 'modus operandi'. Así, atacaban a las víctimas, todas ellas de edad avanzada, cuando salían de alguna entidad bancaria. Concretamente, eran abordados por dos individuos que les pedían una limosna o una ayuda y, aprovechando su distracción, les sustraían el dinero que acababan de sacar. Los dos miembros más veteranos de la banda entraban al banco para observar los movimientos de los clientes. Allí escogían a la víctima, "la más vulnerable" por edad o facultades físicas, y se fijaban dónde guardaban el dinero. Entonces, "pasan" esta información a los dos integrantes más jóvenes que les esperan en la calle y les "marcan" a la víctima. Esta segunda pareja se les acercaba y les distraía pidiéndoles algo de forma reiterada. Posiblemente les ponían un folleto de publicidad en los ojos con la intención de dificultar su posterior reconocimiento, y con todas estas artimañas conseguían que la víctima se olvidara del dinero y se lo quitaban. A continuación, pasaban el botín a la primera pareja que desaparecía rápidamente del lugar de forma que si los segundos eran sorprendidos, contestar que la víctima se ha equivocado, que ellos no tienen nada, "que les registren" y que sólo estaban pidiendo una limosna. Los agentes fueron obteniendo datos de los sospechosos. Las víctimas y testigos coincidían siempre en que eran dos hombres de 20 a 25 años con acento extranjero, y a los que acompañaba una mujer. Los investigadores van cerrando el cerco a los sospechosos y comprueban que también han cometido hechos delictivos en pueblos de Cantabria y alguno de ellos ha sido detenido por la Guardia Civil. Las gestiones terminan por identificar a los cuatro miembros de la banda que han actuado en estos hurtos --aunque el grupo está compuesto por seis personas--. Algunas de las víctimas les reconocen sin duda alguna, por lo que se da la orden de detención. MG.M. tenía antecedentes por tres hurtos en Laredo y Camargo; F.M. contaba con cuatro detenciones anteriores por hurto en Bilbao, Laredo y Camargo, y a D.N. le consta una detención por hurto en Bilbao.