Detienen a ocho personas de un asentamiento rumano acusados de robar 2.000 kilos de cable de cobre

En el asentamiento se encontraba una menor de 13 años en situación de desamparo que fue entregado a las autoridades autonómicas

GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)

Un total de ocho personas, siete hombres y una mujer, que residen en un asentamiento rumano en la capital granadina han sido detenidos por agentes del Cuerpo Nacional de Policía acusados de robar unos 2.000 kilogramos de cable de cobre en una obra de la ciudad.

Estas personas, de origen rumano y con edades comprendidas entre los 20 y 44 años, residen en un cortijo abandonado próximo a la avenida de Dílar de la capital y fueron detenidos ayer, después de que los agentes fueran alertados de un robo que se estaba produciendo en una obra de la calle Santa Adela, informó hoy en una nota el Cuerpo Nacional de Policía.

En este lugar los agentes sorprendieron a los siete hombres detenidos manipulando haces de cobre, mientras que en los alrededores había una gran cantidad de envoltorios de cobre, y una parrilla con restos utilizada para pelar la funda de plástico que recubre este material.

A los detenidos también se les ocupó el material utilizado para el robo de cobre y su posterior tratamiento, como alicates, seguetas, martillos, tenazas y cortafríos, entre otras herramientas.

Tras una inspección ocular los agentes encontraron un cable oculto bajo unos rastrojos que estaba conectado a un transformador a fin de dar luz de forma fraudulenta al citado asentamiento, y que además tenía diversos empalmes a lo largo de su recorrido, por lo que podía haber provocado un incendio.

Una de las mujeres del asentamiento rumano trató de ocultar unos haces de cobre, así como gran cantidad de cobre ya pelado, por lo que los agentes procedieron también a detenerla.

Junto a ella se encontraba una menor de 13 años en situación de desamparo, por lo que fue entrega a las Autoridades Autonómicas para su posterior ingreso en un Centro de Protección.

La forma de actuar de los presuntos ladrones consistía en que las mujeres se dedican a pelar los cables de cobre, mientras que los hombres los sustraían.

Los detenidos permanecen en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial en las próximas horas.