Hoy se juzga en la Audiencia de Toledo a dos jóvenes por delitos de robo y de detención ilegal

TOLEDO, 15 (EUROPA PRESS)

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Toledo juzgará hoy a dos jóvenes, identificados como A.R, de 20 años de edad, y a V.C., de 18, por un presunto delito de robo con intimidación con uso de arma blanca, detención ilegal, y robo de uso a motor, por los que se enfrentan a penas de cinco y seis años por ambos delitos.

Según el escrito de calificaciones del fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron el pasado 5 de diciembre del 2006, sobre las 9.30 horas, cuando los acusados y otro individuo que no ha sido localizado, con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito se presentaron en las inmediaciones de la calle Murillo de la localidad de Bargas, donde sabían que trabajaba como empleada del hogar V.M.T., por ser novia del hermano de A.R.

Cuando la joven abrió la puerta desactivó la alarma de la casa, y los acusados la agarraron fuertemente de la boca y le colocaron una navaja en el cuello preguntándole por los objetos de valor que allí hubiera. V.M.T., en un primer momento, dijo que no sabía nada, pero ante el anuncio de los acusados de matarla si no decía la vedad, les indicó el lugar donde había dinero y joyas.

Seguidamente los acusados taparon la boca a la joven con cinta adhesiva, le tumbaron en el suelo, le ataron las manos y las piernas con la misma cinta y le taparon los ojos con un pañuelo.

Los acusados desempotraron de una pared del salón un caja de caudales que abrieron con una maquina radial, produciendo desperfectos por valor de 750 euros, y registraron los cajones de los muebles del dormitorio de la propietaria, adueñándose de 8.600 euros en dinero y en joyas, y otros efectos tasados en 18.170 euros, sin que nada de ello haya sido recuperado.

Los acusados se apropiaron también de un teléfono móvil de la joven empleada de hogar, no recuperado, y de las llaves de un turismo Opel Astra, con las que lo pusieron en marcha y con ánimo de utilización transitoria circularon con él, siendo recuperado el mismo día por agentes de la policía y devuelto a su dueña.

Cuando la propietaria de la residencia regresó a a su vivienda encontró a la joven V.M.T tumbada en el suelo del dormitorio, atada de pies y manos con un cinta aislante, con la cara y los ojos tapados.

Por ello, el fiscal, ya que considera que no concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, pide para cada uno de los acusados penas de cinco años por el delito de robo con intimidación; de seis años por el de detención ilegal, y una multa de 12 meses, cuota diaria de 12 euros en caso de impago, por el delito de robo de uso de vehículo a motor.

Además los acusados deberán indemnizar a la propietaria de la vivienda con 26.770 euros por el dinero y los efectos sustraídos no recuperados, y con 750 euros por los desperfectos producidos en su vivienda.