Incautados 5,5 kilos de oro en joyas robadas por bandas en varias provincias

  • Valencia, 17 abr (EFE).- Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han recuperado 5,5 kilos de oro en joyas procedentes de robos en domicilios en varias provincias españolas, perpetrados por bandas organizadas que utilizan a menores, y ha detenido a seis personas, entre ellas un joyero, por su supuesta vinculación con estos hechos.

Incautados 5,5 kilos de oro en joyas robadas por bandas en varias provincias

Incautados 5,5 kilos de oro en joyas robadas por bandas en varias provincias

Valencia, 17 abr (EFE).- Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han recuperado 5,5 kilos de oro en joyas procedentes de robos en domicilios en varias provincias españolas, perpetrados por bandas organizadas que utilizan a menores, y ha detenido a seis personas, entre ellas un joyero, por su supuesta vinculación con estos hechos.

Así lo han detallado en rueda de prensa los responsables de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEC) y de la Jefatura Superior de la Policía de la Comunitat Valenciana, en la que también han indicado que el oro partía de España hacía Italia.

Los responsables de los robos en domicilios son de origen serbocroata, que utilizaban a menores de edad para, mediante el uso de la técnica del "resbalón" -consistente en abrir puertas con tarjetas o plásticos-, accedían al interior de las casas y perpetraban rápidos robos de joyas.

Una vez robadas las piezas, los atracadores entraban en contacto con joyeros, quienes se desplazaban en avión a un lugar de encuentro con los ladrones para conseguir la mercancía y después volvían a sus ciudades de origen utilizando coches de alquiler para evitar que las cantidades de joyas pasaran los controles aeroportuarios.

Según fuentes policiales, las transacciones se hacían por debajo del precio de coste y así, los ladrones vendían el gramo de oro a un precio que oscilaba entre los 10 y 11 euros y luego los joyeros lo fundían y lo revendían por un valor de 20 euros el gramo.

Entre el material incautado por la Policía se encuentran alrededor de 100.000 euros en metálico y una gran cantidad de diamantes, pulseras, collares y relojes, así como cuatro hornos de fundición.

Desde la UDEC se ha asegurado que no se puede señalar el valor total del material incautado y tampoco la cantidad de domicilios en los que se han producido los robos.

Así, fuentes de ese departamento han añadido que estos datos se irán conociendo gracias a las denuncias de los propietarios de las casas que han advertido a la Policía de que han sufrido robos de joyas en sus hogares y han conseguido reconocer algunas de las piezas que les pertenecen.

En ese sentido, la Policía ha afirmado que, "por ahora", tienen conocimiento de que los ladrones han actuado en trece domicilios ubicados en la zona de Andalucía occidental, seis en Madrid, uno en Reus (Tarragona) y otro más en Valencia.

Las detenciones se han producido en los municipios de Valdepeñas (Ciudad Real), Tortosa (Tarragona) y Madrid e incluyen a un joyero y varios miembros serbocroatas de la organización.

Los detenidos han pasado a disposición judicial y el Juzgado de Instrucción número 2 de Tortosa se ha hecho cargo del grueso de la operación, según fuentes de la Jefatura Superior.

La Policía ha puesto a disposición de los posibles afectados por los robos su página web (www.policia.es) para que puedan reconocer, mediante fotografías, aquellas piezas que les pertenezcan.

Estas bandas son "cada vez más frecuentes" ya que utilizan a menores de edad que tienen más facilidad para introducirse en las viviendas y realizar el robo de manera "rápida".

La Policía ha tenido conocimiento de que en algunos casos se han llegado a "alquilar" a menores procedentes de Croacia y se han producido intercambios de niños entre España y Francia.

En este tipo de organizaciones, las mujeres se encargan de cuidar a los menores, mientras que los hombres son los que entran en contacto con receptores para poder vender las joyas robadas.

Además, los grupos en los que se subdividen este tipo de bandas se desplazan mediante caravanas por distintas ciudades para captar menores y "cada cierto tiempo" modifican las áreas geográficas en las que perpetran sus robos.