"Pepe el del Popular" renueva su DNI en la Comisaría de Oviedo

  • Oviedo, 20 abr (EFE).- José Pérez Díaz, "Pepe el del Popular", ha acudido esta mañana a las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, en Oviedo, para renovar su Documento Nacional de Identidad (DNI) que se encontraba caducado tras residir 18 años en México bajo otra identidad, han indicado a EFE fuentes policiales.

"Pepe el del Popular" renueva su DNI en la Comisaría de Oviedo

"Pepe el del Popular" renueva su DNI en la Comisaría de Oviedo

Oviedo, 20 abr (EFE).- José Pérez Díaz, "Pepe el del Popular", ha acudido esta mañana a las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, en Oviedo, para renovar su Documento Nacional de Identidad (DNI) que se encontraba caducado tras residir 18 años en México bajo otra identidad, han indicado a EFE fuentes policiales.

Pérez Díaz llegó el pasado sábado al aeropuerto de Madrid-Barajas procedente de México y se desplazó ayer a Asturias donde, además de reunirse con sus familiares, tiene previsto visitar la tumba de su madre, fallecida dos años después de su fuga, en su localidad natal de Linares, en el municipio de Allande.

A su llegada a España, "Pepe el del Popular" aseguró sentirse "muy tranquilo", al tiempo que reafirmó su inocencia y que él no se llevó el dinero, aunque eludió contestar a temas jurídicos hasta tener "un conocimiento claro de la situación".

José Pérez Díaz salió del penal Ignacio Allende, en el puerto de Varacruz, el Viernes Santo, después de que el Juzgado de Instrucción número 3 de Santander declarase prescritos los delitos de apropiación indebida y falsedad documental que se le imputaban.

"Pepe el del Popular" había sido acusado de un fraude por valor de 6.000 millones de pesetas (36 millones de euros) cuando trabajaba en una sucursal del Banco Popular en Santander.

Fue detenido el pasado 23 de marzo en la ciudad de México al acudir a la embajada de EEUU a pedir un visado.

Al tomarle las huellas, los funcionarios comprobaron que la de su dedo índice coincidía con la de un español buscado desde 1991, año en el que desapareció tras haber sido avisado por sus superiores de que iban a someterle a una inspección porque habían descubierto "anomalías" en sus operaciones.

El juez santanderino ha considerado la prescripción de los delitos porque ya habían pasado más de diez años desde la última diligencia registrada en el sumario, en 1998.