Rescatan en México a un ciudadano belga secuestrado y detienen a dos de sus captores

  • México, 10 mar (EFE).- Las autoridades mexicanas rescataron a un ciudadano belga que había sido secuestrado en el estado de Jalisco, en el oeste del país, y detuvieron a dos de sus presuntos captores, informó hoy la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en un comunicado.

Rescatan en México a un ciudadano belga secuestrado y detienen a dos captores

Rescatan en México a un ciudadano belga secuestrado y detienen a dos captores

México, 10 mar (EFE).- Las autoridades mexicanas rescataron a un ciudadano belga que había sido secuestrado en el estado de Jalisco, en el oeste del país, y detuvieron a dos de sus presuntos captores, informó hoy la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en un comunicado.

La víctima, un empresario de 43 años cuya identidad no fue revelada, se dedica al negocio de centros nocturnos en el balneario de Cancún, en el Caribe mexicano, y fue raptado en un viaje a Guadalajara, capital del Jalisco.

El rescate fue posible gracias a que miembros de la Policía Federal irrumpieron en un inmueble utilizado como "casa de seguridad" (lugar donde los criminales mantienen a los secuestrados) de la colonia Chula Vista, del municipio de Tlajomulco de Zuñiga,en el área metropolitana de Guadalajara.

Allí las autoridades encontraron al belga, cautivo desde el pasado 29 de enero y por quien sus captores exigían 1,5 millones de dólares, y a dos presuntos integrantes de la banda de secuestrados "Los Chacales", que fueron detenidos.

Uno de los delincuentes, identificado como Nezahualcóyotl Ibarra Ramos, alias "El Coyote", de 35 años de edad y originario del Distrito Federal, confesó haber sido miembro de la Policía Judicial.

El otro detenido es Ignacio Manjarrez Luna, alias "El Paisano", de 39 años de edad.

Dentro del domicilio fueron incautadas dos pistolas calibre nueve milímetros con sus correspondientes cargadores y tres teléfonos celulares.

Según los interrogatorios, la zona de operación de la banda abarcaba el estado de Jalisco y su modo de operar consistía en interceptar a sus víctimas de forma violenta, en lugares públicos, en el momento en que abordaban sus vehículos.

Para los secuestros los criminales empleaban camionetas y armas largas de grueso calibre, y vestían con una indumentaria negra parecida a la de un comando policial

La organización criminal hacía uso de por lo menos tres "casas de seguridad", en las cuales torturaban a sus víctimas con golpes y quemaduras de cigarros.

Desde el 21 de agosto de 2008 al 6 de marzo de 2009 la Policía Federal ha atendido 95 casos de secuestro, liberado a 96 personas, desarticulado 32 bandas dedicadas al secuestro y detenido a 244 supuestos secuestradores.

A mediados del año pasado, el caso del hijo menor de un acaudalado empresario secuestrado y asesinado originó una ola de indignación en la opinión pública que derivó en una gran protesta callejera contra la inseguridad, que convocó a centenares de miles de personas en distintos puntos del país.

Esa acción llevó a las autoridades de los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) y de los tres poderes a firmar un gran pacto nacional para luchar contra el crimen.