Ataques suicidas causan 22 muertos en Bagdad y Kirkuk

BAGDAD (Reuters) - Unos atacantes suicidas causaron el jueves al menos 22 muertes en Irak, incluyendo las de tres soldados estadounidenses, en ataques separados en la capital Bagdad y la ciudad de Kirkuk, informaron responsables de seguridad, lo que realza la fragilidad de los avances de seguridad conseguidos en el país.

Los soldados murieron cuando un suicida se inmoló en un concurrido mercado en el distrito de Doura, en el sur de Bagdad, y provocó 12 muertos y 25 heridos, dijo la policía. Es uno de los ataques más letales para las tropas de EEUU en meses, mientras reducen sus actividades de cara a la fecha establecida de retirada en 2012.

Un testigo dijo que soldados de EEUU y milicianos suníes, parte de un programa del gobierno iraquí apoyado por EEUU para combatir a Al-Qaeda, estaban alrededor de la entrada del mercado cuando un hombre corrió hacia la multitud y explotó.

El Ejército de Estados Unidos no pudo confirmar inmediatamente la información.

El jueves por la mañana, un atacante detonó un chaleco cargado con explosivos mientras milicianos suníes anti insurgencia hacían fila para recibir su paga en Kirkuk, causando la muerte a siete personas, dijeron el Ejército y la policía local.

Las explosiones se registraron después de que un coche bomba provocara la muerte a 40 civiles y 82 heridos el miércoles a última hora en el distrito pobre y mayoritariamente chií de Shula, en Bagdad, dijo la policía, revisando cifras anteriores de 35 muertos y 72 heridos.

Los responsables iraquíes han alabado los avances de seguridad conseguidos en el país durante el último año, pero una serie de ataques registrados en abril convirtieron a ese mes en el que dejó más civiles muertos desde noviembre.

Doura, un área mayoritariamente suní, fue golpeada el 6 de mayo por un camión-bomba que mató a 10 personas.

Hazim al-Nuaimi, analista político, dijo que los insurgentes podrían estar intentando crear tensiones entre los milicianos suníes, entre los que hay antiguos insurgentes, y el gobierno, liderado por chiíes y acusado frecuentemente por los suníes de tener una agenda sectaria.

Los recientes ataques generan dudas respecto a si Irak podrá evitar caer nuevamente en la violencia mientras el Ejército local se alista para asumir una mayor responsabilidad de seguridad y las tropas estadounidenses se preparan para una retirada total a fines del 2011.