Casi mil muertos en atentados suicidas en Pakistán en 2008, según un informe

  • Islamabad, 6 abr (EFE).- Casi mil personas perdieron la vida en atentados suicidas perpetrados el año pasado en Pakistán, donde además se registró la cifra más alta de secuestros de la última década, según un informe de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP) difundido hoy.

Casi mil muertos en atentados suicidas en Pakistán en 2008, según un informe

Casi mil muertos en atentados suicidas en Pakistán en 2008, según un informe

Islamabad, 6 abr (EFE).- Casi mil personas perdieron la vida en atentados suicidas perpetrados el año pasado en Pakistán, donde además se registró la cifra más alta de secuestros de la última década, según un informe de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP) difundido hoy.

El documento revela que 973 personas murieron y 2.318 resultaron heridas en los 67 atentados suicidas que tuvieron lugar en el país surasiático el año pasado.

Los ataques se concentraron especialmente en la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), donde según los analistas se ha producido un severo deterioro de la seguridad debido al auge del integrismo islámico.

En esta región se registraron un total de 1.061 ataques terroristas, 37 de ellos perpetrados por suicidas, según el organismo.

Además, el año pasado se llevaron a cabo en Pakistán 540 secuestros en los que se pidió un rescate a cambio de la liberación del rehén, la cifra más elevada en los últimos diez años.

Muchas de las víctimas pertenecían a las fuerzas de seguridad paquistaníes o eran miembros de las administraciones políticas, aunque cuatro periodistas y varios diplomáticos extranjeros fueron además objetivo de secuestros.

Los medios de comunicación también fueron víctimas de la violencia en Pakistán, donde nueve periodistas fueron asesinados.

El informe se hizo eco de las consecuencias sobre la población civil de las operaciones lanzadas por el Ejército paquistaní en las áreas tribales fronterizas con Afganistán para combatir a la insurgencia talibán y a miembros de la red terrorista Al Qaeda.

Según el organismo, las ofensivas militares forzaron el desplazamiento de 600.000 personas el año pasado.

El informe también denunció las violaciones de los derechos humanos de los talibanes, que el pasado año destruyeron al menos 148 escuelas, la mayoría para niñas, en el valle norteño de Swat, donde unos 90.000 menores se vieron privados de educación.

Mientras, la violencia confesional causó la muerte de más de 1.000 personas sólo en la región tribal de Kurram, donde seguidores de la corriente suní -mayoritaria en Pakistán- y chií mantuvieron enfrentamientos durante meses.

El organismo aseguró además que al menos 1.210 mujeres fueron asesinadas en Pakistán, 610 de ellas en supuestos crímenes de honor.

Según el informe, otras 808 féminas fueron objeto de abusos sexuales y 37 fueron atacadas con ácido.