Covite inicia una campaña para que se incluya el terrorismo como crimen internacional

El colectivo aboga por que los actos de terrorismo se incluyan en la categoría de crímenes contra la humanidad para evitar la "impunidad"

SAN SEBASTIAN, 23 (EUROPA PRESS)

El colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco, Covite, ha iniciado una campaña con objeto de recabar apoyos para lograr la inclusión del terrorismo entre los crímenes internacionales previstos en el Estatuto de la Corte Penal Internacional. En caso de que esta cuestión no prosperara, el colectivo propone que los actos de terrorismo se incluyan en la categoría de crímenes contra la humanidad.

La presidenta de Covite, Cristina Cuesta, y el catedrático de Derecho Internacional Público Carlos Fernández de Casadevante, presentaron hoy en San Sebastián el informe 'La inclusión del terrorismo entre los crímenes internacionales previstos en el Estatuto de la Corte Penal Internacional', dentro de las VIII Jornadas de Víctimas del Terrorismo y Violencia Terrorista que organiza este colectivo.

Cuesta recordó que Covite lleva desde 2003 con la idea de solicitar que el terrorismo sea considerado crimen contra la humanidad y apuntó que, aunque desde entonces ha habido un "avance importante" en la legislación tanto en el ámbito internacional como en el del Estado español, el colectivo ha seguido trabajando "de una manera discreta, callada y dejándose asesorar por especialistas".

De este modo, los catedráticos de Derecho Internacional Público Carlos Fernández de Casadevante y Valentín Bou han realizado un informe para Covite, con el objetivo de lograr que el terrorismo se convierta en un crimen internacional "puesto que ahora no lo es".

Cuesta explicó que este informe coincide con una "oportunidad en el tiempo", dado que a finales de este año la Corte Penal Internacional celebrará una conferencia de revisión del Estatuto de este organismo en el que, entre otros temas, se va a reflexionar sobre la posibilidad de ampliación de los delitos de competencia de esta Corte.

"INJUSTICIA"

En ese sentido, apuntó que muchas víctimas, "sobre todo de las décadas de los 70 y de los 80", especialmente de ETA y de grupos afines, "no han sido reparadas judicialmente y muchos de estos crímenes han prescrito". A su juicio, esto supone "una inmensa injusticia" y, a este respecto, se congratuló de que en el Código Penal español se vaya a introducir la imprescriptibilidad de los delitos de terrorismo, "de los más graves por lo menos".

Cuesta insistió en que el terrorismo es en la actualidad "un fenómeno criminal global que afecta a 60 países", por lo que consideró que la respuesta a esta situación "también tiene que ser internacional en los instrumentos y políticas antiterroristas, desde la acción común y desde la prevención".

Con esta campaña, Covite pretende recabar apoyos y cuenta ya con los de la Fundación para la Libertad, la Red Europea de Víctimas del Terrorismo, la Fundación Miguel Angel Blanco y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Su objetivo es "llegar al máximo número posible de organizaciones" tanto del Estado como internacionales.

Asimismo, retomarán la propuesta para que el Parlamento Europeo para que el Tribunal Penal Internacional considere el terrorismo crimen internacional y solicitarán al Parlamento español que se apruebe una propuesta no de Ley que inste al Gobierno central, como Estado parte de la Corte Internacional, a que también lo solicite.

"ESPACIOS DE IMPUNIDAD"

Cuesta señaló que las ventajas de que el terrorismo sea considerado crimen internacional serían que "se evitarían los espacios de impunidad para los terroristas, se garantizaría la imprescriptibilidad del derecho a que se haga justicia, se avanzaría en el repudio en los crímenes terroristas y sería un acto de reparación fundamental para las víctimas".

Por su parte, Fernández de Casadevante señaló que un segundo objetivo, "menos ambicioso pero igualmente útil", es que los actos de terrorismo se incluyan en la categoría de crímenes contra la humanidad y, por tanto, se conviertan en delitos que no prescriben. En ese sentido, recordó que "en España hay cerca de un centenar de asesinatos que continúan impunes y otros han prescrito como delitos de terrorismo según el Código Penal español".

Por ello, el catedrático consideró "triste y sorprendente" que sea en el año 2009 cuando se esté planteando esta cuestión que, si se hubiese planteado años antes, "habría evitado la impunidad en muchos casos". De este modo, remarcó la importancia de que se lleve a cabo un debate sobre esta cuestión, a iniciativa de las propias víctimas, en todos los niveles para poder "defender los derechos que han sido violados".

Tras la presentación se celebró una Mesa redonda dentro de las Jornadas a la que asistieron, entre otros, la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Rafaela Romero, la miembros de UPyD Rosa Díez y Gorka Maneiro, o la directora de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco, Maixabel Lasa.