Dos atentados suicidas causan decenas muertos en Irak

Etiquetas

BAGDAD (Reuters) - Dos suicidas con chalecos explosivos se inmolaron el jueves en dos atentados diferentes en Irak, matando a 76 personas, de las cuales la mayoría eran peregrinos iraníes, en el día más sangriento en más de un año.

Las explosiones ocurrieron mientras crece la inquietud en Irak antes de un repliegue de tropas estadounidenses de centros urbanos en junio, y tras advertencias de oficiales de que grupos insurgentes podrían intentar aprovechar eso para lanzar ataques.

Unas elecciones nacionales programadas para fin de año también amenazan con un aumento en los atentados justo cuando la violencia de los últimos seis años parecía estar disminuyendo.

Poco después de los dos ataques, las autoridades en Bagdad dijeron que habían arrestado al supuesto líder de un grupo insurgente afiliado a Al Qaeda, Abu Omar al-Baghdadi. Su arresto no pudo ser confirmado.

Uno de los atentados se produjo cerca de Muqdadiya, a 80 kilómetros al noreste de Bagdad, en la volátil provincia nororiental de Diyala. El suicida pareció tener como objetivo un grupo de peregrinos iraníes que estaban en un restaurante.

Todos excepto dos de los 48 muertos eran iraníes que visitaban santuarios chiíes en Irak, dijo la policía. Sesenta y siete personas resultaron heridas.

Fue el ataque más mortífero desde que 50 personas murieron a causa de un ataque suicida en un restaurante cerca de la ciudad de Kirkuk el 11 de diciembre del año pasado.

La explosión en el centro de Bagdad tuvo lugar cuando un grupo de policías nacionales iraquíes estaban distribuyendo ayuda entre familias desplazadas de sus hogares por el derramamiento de sangre sectario y la insurgencia desatada por la invasión liderada por Estados Unidos en 2003.

Veintiocho personas murieron y 50 resultaron heridas, dijo la policía. Añadieron que al menos cinco niños estaban entre los muertos.

"Fue un suicida. Obviamente tiene el sello de Al Qaeda", dijo el portavoz de seguridad de Bagdad, el general Qasim Musawi.

La violencia en Irak ha caído durante el último año, pero grupos insurgentes como Al Qaeda siguen llevando a cabo atentados frecuentes. Los atentados suicidas a menudo son asociados a Al Qaeda.