El acusado de informar a la banda para matar a un supuesto narco alega que Eibar estaba lleno de pintadas contra él

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El acusado de facilitar a la organización terrorista ETA la información que le permitió cometer el 6 de junio de 1988 el asesinato del supuesto narcotraficante Francisco Javier Zabaleta Azpitarte alegó hoy en la Audiencia Nacional que en Eibar, la localidad guipuzcoana en la que éste vivía, "todas las paredes estaban pintadas con los nombres de los señores esos", en referencia a los presuntos vendedores de droga señalados por la banda.

Mikel Ibáñez Oteiza, que fue juzgado hoy como cooperador necesario de este atentado, se enfrenta a una pena de 27 años de cárcel solicitada por la fiscal Dolores Delgado, que basó su petición en las declaraciones que los miembros del 'comando' de ETA que llevó a cabo el asesinato realizó ante la Guardia Civil, en las que indicaban que los datos sobre su objetivo se los había facilitado un tal "Mikel de Eibar".

La representante del Ministerio Público señaló en su informe definitivo de conclusiones que estos testimonios fueron "corroborados y apuntalados" por el propio acusado, que declaró cuando fue detenido en Francia que ETA le facilitó el dinero y los documentos necesarios que le permitieron trasladarse a Uruguay durante una temporada.

ENFERMO DE CÁNCER

El acusado, que explicó que sufre un cáncer y se encuentra en tratamiento después de haber sido sometido a un trasplante de médula, alegó que se trasladó al país sudamericano porque le ofrecieron un contrato de trabajo, al tiempo que aseguró que nunca "siguió" al asesinado, que, según indicó, era "muy conocido en el pueblo".

Su defensa, ejercida por la ex diputada de Batasuna Jone Goirizelaia, alegó que las declaraciones de los etarras se produjeron "bajo malos tratos" y que, en todo caso, podría ser condenado únicamente por un delito de colaboración con organización terrorista que ya habría prescrito.

Además, entregó al tribunal varios informes médicos para solicitar que su cliente, que actualmente se encuentra en situación de arresto domiciliario, sea puesto en libertad "con las comparecencias que quieran". La Fiscalía se opuso a esta medida a partir de un informe forense que destacaba su "extraordinaria mejoría".

"ASESINAR A NARCOTRAFICANTES"

Durante el juicio, que quedó hoy visto para sentencia ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, declararon los integrantes del denominado 'comando Eibar' Jesús María Ciganda, Carlos Balerdi y Fermín Urdiain, así como su colaborador José María Beristain.

Todos ellos dijeron no conocer al acusado y confirmaron su participación en los atentados, aunque aseguraron que la información para asesinar a Zabaleta Azpitarte se la dio la dirección de ETA, que les ordenó "asesinar a narcotraficantes".