El fiscal confirma su petición de 36 años de cárcel para el acusado de asesinar al juez del TS Martínez Emperador

Destaca que fue "gran jurista y gran compañero" y la AVT recuerda que "hoy tendría 11 nietos, pero que ETA le robó esa parte de vida"

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Rubira elevó hoy a definitiva su petición de 36 años de cárcel para el miembro de ETA Javier Abaunza, acusado de asesinar con un disparo por la espalda al magistrado del Tribunal Supremo Rafael Martínez Emperador el 10 de febrero de 1997 cuando el juez se encontraba en el portal de su casa en Madrid.

"Rafael Martínez Emperador era un gran compañero y un gran jurista que fue asesinado por ETA", comenzó enfatizando el representante del Ministerio Público, quien, no obstante, aseguró que no se iba a dejar llevar en su exposición por "referencias personales".

El fiscal consideró que hay pruebas suficientes para condenar al acusado y lamentó que Abaunza declinase responder a ninguna de las preguntas que le formularon durante la celebración del juicio que hoy quedó visto para sentencia.

El atentado se produjo cuando el magistrado regresaba a su domicilio, situado en la calle Menorca de Madrid. Según el fiscal ha quedado acreditado Abaunza y otra persona no identificada se acercaron a Martínez Emperador y en el momento en que iba a abrir la puerta el acusado le disparó en la nuca a corta distancia.

Rubira otorgó especial importancia a las declaraciones que prestaron hoy como testigos los vecinos de la víctima, quienes se encontraban en el lugar de los hechos en el momento del atentado. Éstos confirmaron las tesis de la Fiscalía y relataron como vieron al asesino acercarse al magistrado ataviado con una gabardina. Además su descripción del personaje coincidía con la de Abaunza, que escuchaba con gesto despreocupado los testimonios de los testigos desde la celda acristalada en la que habitualmente siguen los juicios los procesados por terrorismo en la Audiencia Nacional.

Unos días después del asesinato se localizó en una calle cercana un vehículo cuyo robo había sido denunciado días antes. En el interior del coche fue encontrada la citada prenda de ropa junto a una bolsa de plástico en la que figuraban las huellas de Abaunza. Asimismo el fiscal recordó hoy como las huellas de Abaunza fueron encontradas en el piso de la calle Polibea que durante años fue empleado por el 'comando Madrid de ETA'.

DECLARACIONES POLICIALES

Durante la vista también participaron hoy en calidad de testigos numerosos policías, quienes relataron que cuando llegaron al lugar de los hechos se encontraron con "un charco de sangre en el portal" y el cadáver del magistrado oculto bajo un mantel de un restaurante cercano, así como las pruebas de un sólo disparo.

El fiscal acusa al miembro de ETA, entregado por las autoridades francesas en septiembre de 2008, de la comisión de delitos de asesinato terrorista, tenencia ilícita de armas y falsificación de documentos oficiales.

En la causa también está personada como acusación particular la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), quien se acogió a la misma petición de la Fiscalía, pero en su exposición fue más allá al recordar que hoy la víctima "tendría 11 nietos y ETA le ha arrebatado esa parte de vida". "ETA sabía muy bien contra quien atentaba, era un gran jurista y respetado por todos por su aportación al avance democrático", aseguró el abogado de la asociación Juan Carlos Rodríguez Segura.