El Supremo confirma la absolución del dirigente etarra Olarra Guridi por el atentado en Roses (Girona) de 2003

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia absolutoria dictada por la Audiencia Nacional contra el dirigente etarra Juan Antonio Olarra Guridi por el asesinato con coche bomba de un mosso d'Esquadra en marzo de 2001 en Roses (Girona). Ante la falta de pruebas, impone el pago de las costas del juicio a los recurrentes, que son la familia del fallecido y la Generalitat de Cataluña.

La Sala de lo Penal acoge así las tesis defendidas por el Ministerio Fiscal durante la vista del recurso, celebrada el pasado 26 de marzo.

En su sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Francisco Monterde, el alto tribunal destaca que el relato de los hechos considerados probados en su día por la Audiencia Nacional "indica taxativamente que el enjuiciado no intervino en la preparación" del atentado, cuyos autores materiales fueron Aitor Olaizola y Eider Pérez "ni de un modo general, recibiendo información relativa a la identificación de objetivos", ni seleccionando el Hotel Montecarlo como tal.

Tampoco encuentra pruebas de que Olarra Guridi diera la orden "concreta" de atentar contra este establecimiento ni que interviniera en la preparación y entrega del coche bomba a los autores.

CONDENAS ANTECEDENTES.

Además, el Tribunal Supremo recuerda que "carecen de cualidad documental a efectos casacionales las sentencias y resoluciones antecedentes", contestando así al interés de los recurrentes para que se tengan en cuenta las condenas firmes dictadas ya contra Olarra Guridi.

Es decir, solamente en los casos en los que exista una identidad sustancial sobre los mismos hechos que han sido objeto de un proceso anterior, éste pueden tener efecto sobre otro proceso posterior, si bien a través de la aplicación de la cosa juzgada. "Nunca una sentencia puede afectar a datos nuevos que constituyen el objeto de la declaración de otra resolución posterior", subraya la resolución.