El TS revisa el 21 de mayo la condena de 5 años de cárcel al colaborador que alojó al etarra que quiso matar al Rey

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo (TS) revisará el próximo 21 de mayo la condena de cinco años de cárcel que la Audiencia Nacional impuso en septiembre pasado a Pablo Aperribay Bediaga por alojar en su casa en julio de 2004 al miembro de ETA Xabier Pérez Aldunate, condenado a 41 años de cárcel por el intento de atentado contra el Rey Don Juan Carlos.

El recurso de casación presentado por la defensa de Aperribay será estudiado por la Sala Segunda, que estará formada por los magistrados Luciano Varela, Julián Sánchez Melgar, Miguel Colmenero, Enrique Bacigalupo y Adolfo Prego, que será el ponente.

La Audiencia Nacional consideró probado que el acusado coadyuvó al "mantenimiento y vertebración de la banda terrorista ETA, aun sin haberse demostrado que ostente militancia alguna en ella", y que "fue captado para realizar tareas auxiliares de favorecimiento de los fines de la banda".

La resolución, de la que fue ponente el magistrado Juan Francisco Martel Rivero, atribuye a Aperribay Bediaga haber "prestado la infraestructura física que supone alojar a Xavier Pérez Aldunate" en la vivienda que el condenado ocupaba, "proporcionándole conscientemente un piso de seguridad que sirvió durante siete meses de centro de actividades y de alojamiento clandestino".

"Así lo demuestra las contundentes, espontáneas y voluntarias manifestaciones que, en sede policial, vertió el responsable del comando Javier Pérez Aldunate acerca de su introducción en el piso alquilado por el acusado, ante quien se presentó con una contraseña marcada desde Francia por los dirigentes de ETA, tendiendo el condenado conocimiento de la condición de miembro liberado que ostentaba Javier", especifica la Sala.

El piso fue utilizado por Pérez Aldunate durante el tiempo en que debía formar un comando que se denominaría 'Adur', del que él sería jefe y francotirador, y cuya misión sería "realizar actuaciones para acabar con la vida de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y políticos de Euskadi", argumentó la Fiscalía.

Durante su declaración ante el tribunal de la Audiencia Nacional que le juzgó, Aperribay contestó únicamente a las preguntas de su abogada y negó su pertenencia a ETA y al colectivo de presos vascos. Añadió, además, que está en contra de la lucha armada y que alojó al etarra porque no sabía que era de la banda terrorista y le había conocido durante la fiesta de los Sanfermines.

MATERIAL ALMACENADO

No obstante, según defendió la Fiscalía, Aldunate utilizó el piso para almacenar el material necesario para las acciones de su 'comando' e iniciar actividades de análisis de los datos obtenidos a partir de las vigilancias de sus posibles objetivos.

La casa fue descubierta y registrada por la Guardia Civil que localizó en la vivienda un rifle desmontable de cuatro piezas, una pistola marca Norinco, diez cartuchos de 7 milímetros y veinte de 9 milímetros. "Tanto las armas como la munición se hallaban en perfecto estado y dispuestos para ser utilizados", dijo la fiscal.