ETA dice que tras la desaparición del ex etarra Jon Anza están "las cloacas de Francia y España"

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La banda terrorista ETA asegura que tras la desaparición el pasado 18 de abril del ex preso etarra Jon Anza Ortúñez, de 47 años y residente en el País Vasco francés, están "como en los tiempos del GAL, las fuerzas españolas y el colaboracionismo francés", algo que define como "las cloacas de Francia y España".

En un comunicado remitido al diario 'Gara', la organización terrorista indica que la Policía conocía la militancia de Anza en ETA y destaca que esta desaparición le "lleva invariablemente" a las anteriores de Eduardo Moreno Bergaretxe, 'Pertur' (julio de 1976), Jose Miguel Etxeberria Alvarez, 'Naparra' (junio de 1980), y Jean-Louis Popo Larre (agosto de 1983).

Igualmente, ETA relaciona esta desaparición con las muertes de los etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, cuyos restos fueron hallados en 1985 en una fosa en Busot (Alicante) con orificios de bala en la cabeza; Xabier Kalparsoro, 'Anuk', fallecido en la comisaría de Bilbao en septiembre de 1993; José Luis Geresta Mujika, alias 'Ttotto', cuyo cadáver fue hallado en marzo de 1999 en un descampado de Rentería (Guipúzcoa); y Josu Zabala, 'Basajuan', cuyo cuerpo apareció en Guipúzcoa con un disparo en el pecho.

Según la versión de la organización terrorista, el día de su desaparición, Anza cogió un tren en Bayona con destino a Touluse porque tenía una cita con miembros de la banda armada en Touluse para entregarles una "cantidad de dinero". Sin embargo, no acudió a la misma, ni a otras dos establecidas "por si acaso" en el centro de la ciudad el mismo día 18 y al día siguiente, según recalca ETA.

Además, indica que la Policía conocía su militancia en ETA porque le había incautado de material informático de la banda terrorista, que tenía oculto en un zulo, en la que aparecían sus huellas dactilares. No obstante, según la organización armada, la Policía ocultó este descubrimiento.

Todo ello lleva a ETA a apuntar a "las cloacas de Francia y España" como responsables de la desaparición de Anza, en libertad desde noviembre de 2002 tras cumplir más de 20 años de condena por formar parte del 'comando Lau Haizeta' de ETA.

En la misma línea, la banda terrorista recuerda también las recientes "detenciones extrajudiciales llevadas a cabo por guardias civiles y policías exigiendo colaboración e información", así como la presencia policial en el sur de Francia.

Asimismo, denuncia que esto ocurre con el consentimiento del Gobierno francés, "que está dando pasos para importar a toda Francia lo que llaman el asunto y guerra de España", por lo que responsabiliza al Gobierno francés de lo que hagan los policías españoles.

Por último, ETA muestra su solidaridad con la familia de Anza, que denunció la desaparición a la fiscalía de Bayona, e hizo un llamamiento a los ciudadanos para denunciar lo sucedido.