Fiscalía cuestiona 38 de las 47 condenas de la Audiencia Nacional pero aclara que EKIN, KAS Y XAKI son ETA

Pide al TS rebajar la pena a una treintena, absolver a seis y retirar la condena a otros dos por "problemas técnicos" de la sentencia

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía del Tribunal Supremo cuestionó hoy ante el alto tribunal hasta 38 de las 47 condenas --un 80 por ciento-- dictadas por la Audiencia Nacional en diciembre de 2007 contra 52 acusados en el macroproceso EKIN, KAS, XAKI.

Los representantes del Ministerio Público solicitaron, en consecuencia, una rebaja de penas para 30 de los procesados y la absolución para otros seis y plantearon retirar la pena a otros dos al considerar que la resolución recurrida "adolece del principio de razonabilidad" y contiene "problemas técnicos importantes".

"La motivación de la sentencia no parece suficiente, en muchos casos son acusaciones circulares, no se puede poner la pena más grave porque el hecho sea grave, hay que determinar por qué se elige esta pena y no otra y esa explicación falta en la sentencia, no son suficientes los argumentos con los que se expresa la sentencia", explicó el fiscal del alto tribunal Juan Ignacio Campos para anunciar su apoyo a la mayoría de los recursos defendidos esta semana por las defensas de los 47 acusados.

El representante del Ministerio Público se refirió así a las "disfunciones" y a los "problemas técnicos importantes" de la sentencia dictada en diciembre de 2007 por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, sobre la que dijo que "adolece del principio de razonabilidad de la pena en todas las situaciones que se aplicó el máximo de la pena posible por terrorismo".

"Eso nos lleva a defender una bajada general de condenas para poner penas que creemos más acordes al hecho cometido", dijo, el fiscal quien llegó a calificar su decisión como un "maquillaje de las penas".

Campos hizo especial hincapié en la situación de los condenados por integrar la 'Fundación Josemi Zumalabe', según dijo, "una de las cuestiones más delicadas". En la sentencia de la Audiencia Nacional se consideraba que esta fundación "estaba llamada desarrollar la desobediencia civil como otra forma de lucha impulsada por ETA dependiente de KAS".

Sin embargo, hoy el representante del Ministerio Fiscal indicó que esta fundación tan sólo "se dedicaba a buscar a apoyos para todos los movimientos populares del País Vasco entre los sectores juveniles y ha venido cumpliendo esos objetivos". "En ese sentido, se venía haciendo difícil la condena a esta asociación", añadió el fiscal, quien defendió así "una reforma" de sus postulados "para pedir la libre absolución de los implicados en esta fundación".

Además, Juan Ignacio Campos recordó que la sentencia de la Audiencia Nacional no contemplaba la disolución de la fundación. "Sería porque no consideraba que la asociación no debería ser tan peligrosa", apostilló.

De este modo, la Fiscalía del Tribunal Supremo defendió una rebaja general de penas para una treintena de los condenados y la libre absolución para los miembros de la 'Fundación Josemi Zumalabe': Mikel Aznar, Olatz Altuna, Sabino Ormazabal, Mario Zubiaga y Alberto Frias. Además el Ministerio Público planteó la posibilidad de absolver también a Natale Landa, miembro de Jarrai , y a Mikel Zuluaga, editor de una revista de corte 'abertzale' radical.

El tribunal, presidido por el magistrado Juan Saavedra y completado por los magistrados José Manuel Maza, Miguel Colmenero y Andrés Martínez Arrieta, revisaron en vista pública desde el lunes hasta hoy las condenas contra 47 de los 52 acusados en aquel macroproceso En la revisión de estas condenas también estaba personada la AVT como acusación popular y su abogado, Emilio Murcia, solicitó la confirmación de todas las condenas dictadas por la Audiencia Nacional.

"LAS PATITAS DE ETA"

A partir de ahí, la Fiscalía desestimó el resto de argumentos defendidos por los representantes de los 47 condenados en la Audiencia Nacional, especialmente el que hace referencia a la consideración de EKIN, KAS y XAKI dentro de la estrategia de ETA.

En ese sentido, insistió en que "cualquier organización necesita para funcionar en esta sociedad de varias patitas, de personas que se ocupen de distintos aspectos que forman esa organización. No se plantea ninguna organización que no tenga unas personas dedicadas a captar a otras o que no tenga algunas personas que saneen las finanzas, todos ellos son, evidentemente, miembros de esa banda aun cuando algunos de ellos no vayan a participar en ningún acto terrorista".

"Decimos que KAS y EKIN son entidades terroristas y nos da exactamente igual la diferencia de si hay que considerar que ETA es como un holding y que KAS, JARRAI o SEKI son simplemente marcas de ese holding. Ese concepto sostenido por las defensas es vació, lo único que nos interesa es que son organizaciones terroristas, aunque no se encarguen directamente de actos de terrorismo", dijo. "No cabe duda de que hay muchas formas de ser y estar en una organización terrorista y no es la menos importante la que se juzga en este momento, dedicada a sentar la finanzas del grupo", sentenció.