Funes aclara que su reunión con Chávez no es ningún "atentado" contra la soberanía de El Salvador

SAN SALVADOR, 22 (EUROPA PRESS)

El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, aclaró hoy que la reunión que sostuvo esta semana con su par venezolano, Hugo Chávez, no puede interpretarse como un "atentado" contra la soberanía del país porque se trató sólo de un acercamiento previo a su toma de poder el próximo 1 de junio.

Funes y Chávez sostuvieron el pasado martes un encuentro de unas cinco horas en el que hablaron, principalmente, sobre la posibilidad de modificar los mecanismos de venta de petróleo de Venezuela a El Salvador, que actualmente se hace mediante la empresa Alba Petróleo y a directamente con las alcaldías sin que el Estado intervenga en el proceso.

El mandatario electo explicó que Alba Petróleos sólo cubre el 15 por ciento del mercado diesel nacional y lo que busca es que Caracas pueda suministrar más crudo a un mejor precio. Así, aclaró que no llegaron "a ningún acuerdo" pero se contempla la posibilidad de incrementar la importación de 5.000 a 10.000 barrilles de petróleo diarios. "No hay ningún acuerdo, e insisto, no adquirí ningún compromiso", dijo en una entrevista al programa Frente a Frente de la Telecorporación Salvadoreña.

No obstante, destacó que el único compromiso adquirido con el Gobierno venezolano es la creación de una comisión binacional integrada por los ministros de Exteriores, de Agricultura y Economía de ambas naciones que dialogarán sobre asuntos de interés común.

Funes, primer político de izquierda que asume el poder en El Salvador en 30 años, aclaró que este acercamiento con Chávez --muy cuestionado por la oposición salvadoreña-- no significa que el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, haya dejado de ser su referente político, tal y como siempre lo ha manifestado.

"El que yo haya visitado a Chávez y le haya saludado con júbilo, no significa que haya dado vuelta a la página y me haya olvidado de lo que dije anteriormente con respecto a la referencia que para mí sigue vigente del estilo de gestión pública de Lula", subrayó.

Así, insistió en que el objetivo de su visita a Caracas era, además de potenciar los acuerdos energéticos y en otras áreas, poder "normalizar" las relaciones bilaterales que habían entrado en una etapa de "enfriamiento" durante el Gobierno de Antonio Saca.