HRW advierte que al menos un "reincidente" de Guantánamo confesó bajo tortura

  • Nueva York, 21 may (EFE).- La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) alertó hoy de que al menos uno de los ex detenidos de la prisión estadounidense de Guantánamo que confesó haber reincidido en el terrorismo lo hizo después de haber sido torturado.

HRW advierte que al menos un "reincidente" de Guantánamo confesó bajo tortura

HRW advierte que al menos un "reincidente" de Guantánamo confesó bajo tortura

Nueva York, 21 may (EFE).- La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) alertó hoy de que al menos uno de los ex detenidos de la prisión estadounidense de Guantánamo que confesó haber reincidido en el terrorismo lo hizo después de haber sido torturado.

"Si el Pentágono confía en las confesiones forzadas para probar la reincidencia, esas conclusiones resultan bastante cuestionables", aseguró hoy en un comunicado de prensa Carroll Bogert, subdirectora de HRW.

Esta alerta llega un día después de que The New York Times publicara los resultados de un informe interno del Pentágono, en el que se calcula que uno de cada siete hombres liberados del penal de Guantánamo en los últimos años ha vuelto a la lucha terrorista contra Estados Unidos.

Desde la apertura de ese centro ubicado en Cuba en 2002, Estados Unidos ha liberado a 534 prisioneros y, según sus cálculos, 74 de ellos han retomado sus actividades bélicas contra el país en el exterior.

En el estudio publicado por el diario neoyorquino, el Pentágono incluye el nombre de 29 de esos 74 ex presos, entre ellos Rasul Kudaev, un ruso que, según HRW, ha estado detenido más de tres años en una prisión de Nalchik, en el sur de su país, acusado de participar en un alzamiento armado en octubre de 2005 contra el gobierno local.

"Las investigaciones de HRW sobre este caso muestran que Kudaev fue severamente golpeado poco después de su detención para que confesara sus delitos", asegura la organización.

A su juicio, "la afirmación de que (Kudaev) es un reincidente del terrorismo parece estar basada en una confesión obtenida por las autoridades rusas a través de la tortura".

Kudaev es uno de los siete rusos a los que el Gobierno estadounidense detuvo en Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y fue enviado a Guantánamo.

Todos ellos fueron devueltos a Rusia en 2004, pese a su oposición por miedo a ser maltratados en su país, asegura HRW, que elaboró un informe al respecto en 2007 tras entrevistarse, en el caso de Kudaev, con su abogado, su madre y otros familiares.

Por otra parte, la organización también se pronunció hoy sobre la decisión del presidente estadounidense, Barack Obama, de seguir adelante con el cierre de Guantánamo, pero también de dejar la puerta abierta al mantenimiento indefinido de algunos de los presos en suelo estadounidense.

"Su propuesta de seguir deteniendo a sospechosos de terrorismo sin un juicio previo va en contra de los principios que defiende", comenta HRW.

En cuanto a su determinación de cerrar Guantánamo, HRW afirma que ello pone de manifiesto que "la seguridad nacional se fortalece cuando Estados Unidos es coherente con los valores fundamentales del país".

Obama "insiste en que sus políticas de seguridad representan un nuevo rumbo frente a las políticas de los últimos ocho años y, sin embargo, respalda la detención indefinida sin juicio", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW, en un comunicado.

En su opinión, "la detención indefinida" no solo fue un elemento central de la Administración del ex presidente George W. Bush "equivocado y abusivo, sino que es claramente incompatible con los valores que defiende Obama".