La fiscal mantiene 17 años de cárcel para una "grapo" que robó un furgón en 2001

  • Madrid, 26 may (EFE).- La fiscal de la Audiencia Nacional Blanca Rodríguez ha mantenido hoy su petición inicial de 17 años de cárcel para la miembro de los GRAPO Gemma Belén Rodríguez Miguel por su presunta participación en el atraco a un furgón blindado de Prosegur en un hipermercado de Maliaño (Cantabria) en noviembre de 2001.

La fiscal mantiene 17 años de cárcel para una "grapo" que robó un furgón en 2001

La fiscal mantiene 17 años de cárcel para una "grapo" que robó un furgón en 2001

Madrid, 26 may (EFE).- La fiscal de la Audiencia Nacional Blanca Rodríguez ha mantenido hoy su petición inicial de 17 años de cárcel para la miembro de los GRAPO Gemma Belén Rodríguez Miguel por su presunta participación en el atraco a un furgón blindado de Prosegur en un hipermercado de Maliaño (Cantabria) en noviembre de 2001.

Así lo ha solicitado la representante del Ministerio Público en la segunda y última sesión del juicio en la que ha declarado una testigo que ha reconocido a la acusada como autora de los hechos "sin ningún género de duda".

El atraco tuvo lugar el 6 de noviembre, sobre las once de la mañana, cuando cuatro presuntos 'grapos', entre los que se encuentra la acusada y los ya condenados Jesús Merino Viejo, Josefa María Baños Andujar y Mónica Refojos Pérez, irrumpieron en el supermercado Eroski del centro comercial Valle Real de Maliaño.

Al grito de "al suelo, esto es un atraco", abordaron a dos vigilantes de seguridad que se dirigían al furgón, a los que arrebataron la recaudación que habían recogido, que ese día ascendía a 68.725 euros, así como las armas que llevaban, y huyeron tras lanzar dos bengalas.

En la huida, facilitada por un quinto 'grapo', el ya condenado Santiago Francisco Rodríguez Muñoz, fueron sorprendidos por dos agentes de la Guardia Civil con los que se enzarzaron en un tiroteo, hiriendo a uno de los agentes, pero finalmente consiguieron escapar.

Rodríguez Miguel, detenida en 2002 en Francia, donde ya ha sido condenada por un delito de asociación de malhechores y desde donde fue extraditada a España en 2006 tras cumplir la pena, reconoció en la primera jornada del juicio su pertenencia a los GRAPO pero negó los hechos que le imputan.