Las fuerzas paquistaníes bombardean a los talibanes en Swat

MINGORA, Pakistán (Reuters) - Aviones paquistaníes bombardearon el viernes las posiciones de los talibanes en Swat, un día después de que el primer ministro ordenara al Ejército eliminar a los terroristas, poco después de comprometerse con EEUU a combatir a los extremistas.

Helicópteros armados, cazas y tropas participaban en las operaciones de Swat, y hasta 12 insurgentes murieron, después de que el día anterior fueran 55 los fallecidos, dijo el mayor Nasir Khan, portavoz militar de Swat por teléfono.

El primer ministro, Yusuf Raza Gilani, dijo en un discurso televisado a última hora del jueves que los extremistas estaban tratando tomar rehén al país a punta de pistola.

"Con el objetivo de restaurar el honor y la dignidad de nuestra madre patria y para proteger al pueblo, las Fuerzas Armadas han sido convocadas para eliminar a los milicianos y terroristas", declaró, allanando el camino para una gran ofensiva contra los combatientes talibanes que se enfrentan con las fuerzas de seguridad en Swat.

La lucha en el valle situado a 130 kilómetros de Islamabad, y antiguo centro turístico, se ha convertido en una prueba de la determinación de Pakistán de luchar contra la creciente insurgencia talibán que ha alarmado a Estados Unidos.

El presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, en conversaciones con el presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró el compromiso de Islamabad para derrotar a Al Qaeda y sus aliados.

Los esfuerzos de Pakistán contra los extremistas refugiados cerca de la frontera con Afganistán son considerados vitales para derrotar a la insurgencia en el país, aunque los mayores problemas con los radicales en áreas próximas a Islamabad, como Swat, que ha elevado la preocupación sobre la estabilidad del país con arsenal nuclear.

Decenas de miles de civiles han huido de la zona de lucha esta semana. Puesto que hay cientos de miles de desplazados por combates anteriores entre el Gobierno y los islamistas, los grupos de ayuda dijeron que el nuevo éxodo estaba intensificando la crisis humanitaria.

El Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR) expresó su profunda preocupación por la seguridad de los desplazados por los combates, mientras el Comité Internacional de la Cruz Roja también advirtió de una intensificación de la crisis humanitaria.