Los científicos avanzan en el conocimiento del virus más grande, el mimivirus

  • Redacción Internacional, 27 abr (EFE).- Un equipo internacional de investigadores ha determinado algunas características estructurales del mimivirus, el virus más grande conocido, lo que podría ayudar a estudiar cómo evolucionaron las formas más simples de vida.

Los científicos avanzan en el conocimiento del virus más grande, el mimivirus

Los científicos avanzan en el conocimiento del virus más grande, el mimivirus

Redacción Internacional, 27 abr (EFE).- Un equipo internacional de investigadores ha determinado algunas características estructurales del mimivirus, el virus más grande conocido, lo que podría ayudar a estudiar cómo evolucionaron las formas más simples de vida.

Con un diámetro de medio micrometro (0,0005 milímetros) y diez veces más largo que el virus del resfriado común, el mimivirus es lo suficientemente grande como para poder ser visto con un microscopio de luz.

Un equipo de científicos ha determinado algunas características estructurales claves del mimivirus, lo que podría ayudar a estudiar cómo evolucionaron las formas más simples de vida y si este "virus poco común" causa alguna enfermedad humana, según publica la revista científica "PLos Biology".

El mimivirus infecta a las amebas, pero se cree que puede actuar como patógeno humano, pues anticuerpos del virus han sido encontrados en personas con neumonía.

Sin embargo, muchos detalles sobre este virus siguen siendo desconocidos, indicó Michael Rossmann de la Purdue University que, con un equipo de investigadores estadounidenses y franceses, ha determinado el diseño básico de la estructura exterior (cápside) del virus, así como de cientos de unidades más pequeñas (capsómeras).

Estos nuevos descubrimientos "son importantes" para estudiar la evolución de las células, bacterias y virus, indicó uno de los investigadores Siyand Sun, quien precisó que el mimivirus es "como un nivel intermedio entre una célula y un virus".

Normalmente se piensa en las células como un ser vivo, pero no en los virus pues estos necesitan de una célula para completar su ciclo vital.

El mimivirus está a medio camino entre los virus y las células vivas "quizás redefiniendo lo que es un virus", agregó Sun.

El equipo ha confirmado la existencia de una estructura con forma de estrella de mar que cubre un "vértice especial", una apertura en la cápside por la que el material genético permite que el virus infecte al organismo en el que se encuentra.

Hasta ahora, los investigadores no habían determinado la estructura del mimivirus pues habían supuesto que, como muchos otros virus, su cápside tenía una forma conocida como "simetría icosaedral".

Sin embargo, ahora se ha determinado la verdadera estructura del mimivirus partiendo de la idea de que no era de simetría icosaedral, sino de que tenía una configuración llamada "simetría de cinco pliegues".

Los investigadores tomaron imágenes del virus a través de un microscopio de fuerza atómica, con el que descubrieron orificios regularmente situados en su estructura exterior, cuya función "es desconocida" y que existen en otros virus de estructura icosaedral.

Los investigadores continúan su trabajo con el objetivo de estudiar nuevas propiedades del mimivirus, en especial la estructura en forma de estrella de mar y cómo funciona.