¿Qué podría hacer ETA con 850 kilos de explosivos?


La Guardia Civil localizó este martes un almacén de ETA con 850 kilogramos de nitrato amónico, un material que los terroristas utilizan frecuentemente para crear diferentes explosivos. Mezclado con un combustible sirve para crear un potente explosivo llamado ANFO, y mezclado con TNT y aluminio sirve para fabricar amonal, una de las 'marcas de la casa' de los terroristas por lo económica que resulta su fabricación dadas las bajas dosis de explosivos que se precisa para su elaboración. 

Así, si el nitrato amónico con combustible tiene una velocidad de detonación aproximada -la principal medida para determinar la potencia de un explosivo- de 4.800 metros por segundo, la Goma 2 tendría una de 6.900 metros por segundo y el amonal, de menor potencia y más comúnmente usado por los terroristas, cuenta con una velocidad de detonación aproximada de 4.400 metros por segundo. Las cifras, en cualquier caso, varían en función de la cantidad de explosivo y acelerante usado para la mezcla.

Según las estimaciones de los expertos, con los componentes encontrados se podrían preparar una veintena de coches-bomba de gran potencia. Pero darían para mucho más, incluso, si se comparan con algunos de los atentados más sanguinarios de la banda terrorista.

Comparación con otros atentados

Así, por ejemplo el asesinato de Carrero Blanco en diciembre de 1973 se llevó a cabo con 100 kilos de Goma 2, que bastaron para que el coche 'volara' sobre un edificio de dos alturas. Una menor cantidad de explosivo de menor potencia, 30 kilos de amonal con 100 litros de gasolina, bastó para matar a 21 personas y dejar 45 heridos en el Hipercor de Barcelona el 19 de junio de 1987.

Mayores fueron las cantidades de explosivo utilizados en los más importantes atentados contra la Guardia Civil. En el de diciembre de 1987 de la casa cuartel de Zaragoza, en el que murieron doce personas, se usaron 250 kilos de amonal, y el de mayo de 1991 en la casa cuartel de Vic, donde murieron diez ciudadanos, se usaron 200 kilos del mismo material. 

Cada atentado tiene unas condiciones particulares: el de Hipercor, por ejemplo, vio multiplicado su efecto por lo que se tardó en evacuar el edificio, y en algunas ocasiones vehículos en la calle han hecho de 'pantalla' para atenuar la onda expansiva. Sin embargo no es descabellado calcular que con el explosivo incautado se podría haber preparado un artefacto cinco veces más potente que el que mató a Carrero Blanco y unas dos veces más fuerte que el de la T4, aunque en ese caso concreto los terroristas usaron 200 kilos de explosivos de tipo amónico con un reforzante de uso militar, supuestamente hexógeno, uno de los compuestos más potentes que existen.

El arsenal, uno de los mayores incautado a la banda terrorista, hubiera hecho posible la preparación de importantes atentados justo ahora que la banda está inmersa en un alto el fuego y con sus socios políticos en teoría dando pasos para integrarse en la vida democrática.

Los mayores arsenales incautados a ETA- El 30 de septiembre de 1999 se produjo la mayor operación de este tipo cuando las autoridades francesas recuperaron 2.500 kilos de dinamita cerca de Pau, que había sido robada dos días antes en Plevin, y detuvieron a Jon Bienzobas Arreche, alias 'Karaka', y Francisco Segurola Mayoz, alias 'Patxi', dos de los más buscados activistas de ETA. - En España, la incautación más importante tuvo lugar en una operación desarrollada entre los días 20 y 22 de diciembre de 1999, cuando se localizaron 950 y 688 kilos de explosivos en dos furgonetas en Aragón. La que fue conocida como 'Caravana de la Muerte' sumaba, entre ambos envíos, 1.678 kilogramos de material explosivo para un gran atentado. - La siguiente operación en importancia por la cantidad de explosivo intervenido fue la llevada a cabo el 5 de febrero de 2010 por las Fuerzas de Seguridad portuguesas, que hallaron 1.500 kilos de explosivos en la localidad de Óbidos, al norte de Lisboa, además de varios ordenadores y diverso material. - El 4 de abril de 1999 la policía francesa se incautó de otros 1.150 kilos de explosivos en un garaje en Bayona (Francia).Fuente: EFE