Rajoy y San Gil no se saludaron en público pese a coincidir en un acto de víctimas del terrorismo

La ex presidenta del PP vasco dio un efusivo abrazo a Rosa Díez y Jaime Mayor Oreja, y centró su atención en las víctimas

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El líder del PP, Mariano Rajoy, y la ex presidenta del PP vasco María San Gil asistieron hoy en Madrid a la inauguración de un monumento de homenaje a las víctimas del terrorismo pero no llegaron a saludarse al no encontrarse directamente durante el desarrollo del acto, el primero en el que coinciden ambos desde que la política vasca renunció a su cargo hace un año.

En mayo de 2008 San Gil confirmó que abandonaba la redacción de la ponencia política que se debatiría en el Congreso Nacional del PP de Valencia alegando desavenencias internas. Poco después, y tras confesar que había perdido su confianza en Mariano Rajoy, comunicó su intención de no presentarse a la reelección como presidenta del PP vasco y de dejar su escaño en la Cámara de Vitoria.

Desde entonces, San Gil se ha mantenido alejada de la vida política aunque sin olvidar su compromiso con las víctimas y la lucha contra el terrorismo. En este ámbito aceptó hace unos meses colaborar con la Fundación FAES que preside el ex jefe del Ejecutivo José María Aznar, quien ayer mismo aprovechó un acto con Jaime Mayor Oreja para expresar públicamente el cariño, aprecio y admiración que profesan ambos a la ex presidenta del PP vasco.

SAN GIL ASISTE A LA MISA EN MEMORIA DE LAS VICTIMAS.

San Gil fue una de las primeras personas en llegar a la Universidad San Pablo-CEU en el Campus de Montepríncipe (Boadilla del Monte) para asistir a la misa en memoria de todas las víctimas del terrorismo que ofició el obispo de Getafe, Joaquín María López de Andujar.

Rajoy entró poco antes de las doce del mediodía en el recinto y fue conducido por la organización a una sala de la universidad. San Gil estaba en otra sala con víctimas del terrorismo y ambos no tuvieron entonces oportunidad de saludarse, aseguraron a Europa Press asistentes al acto. Después, y dado que la ubicación de todos los cargos políticos estaba cerrada de antemano, tampoco llegaron a cruzarse cuando se colocaron sobre la alfombra roja desde donde verían cómo se descubría el monumento 'La puerta del recuerdo'.

Al término del acto, el presidente del PP abandonó el campus -este mediodía asiste a un almuerzo organizado por la Asamblea General de la CEOE que presiden los Príncipes de Asturias-- sin quedarse al encuentro de jóvenes universitarios con las víctimas. San Gil sí que asistió y abandonó el campus a las dos de la tarde en compañía de Mayor Oreja.

SALUDO EFUSIVO A ROSA DIEZ.

Tras la inauguración del monumento a las víctimas, San Gil y la diputada Rosa Díez se dieron un efusivo abrazo. "Somos amigas. Me ha encantado verla, está muy bien. Es una mujer entera, está feliz y se le ve", declaró la líder de Unión Progreso y Democracia (UPyD).

También tuvo palabras de elogio para ella Mayor Oreja, que la definió como una "mujer admirable" que estuvo al frente del PP "en momentos muy difíciles", igual que su predecesor, Carlos Iturgáiz. "Tengo que decir que en Carlos Iturgáiz y María San Gil siempre tendré dos referencias, dos amigos para mi imposibles de olvidar", proclamó.